lunes 18.11.2019
Saneadas con dinero público

“Bankia y BMN no se venden, se defienden”

El pleno del Congreso debatirá este martes una proposición no de ley  que insta al Ejecutivo a crear un polo público bancario. Se propone que  Bankia y BMN, saneadas con dinero público, no sean vendidas y conformen una Banca Pública. 

Congreso de los Diputados. | Foto de archivo.
Congreso de los Diputados. | Foto de archivo.

No a la privatización de Bankia y Banca Mare Nostrum (BMN) y sí, en contraposición, a la conformación de de una banca pública. Esto es lo que reivindican sindicatos, partidos políticos, y distintas organizaciones ciudadanas en un manifiesto que hicieron público el pasado viernes ante la “amenaza” del ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos de una inmediata privatización de las entidades nacionalizadas y que fueron saneadas con fondos públicos durante la crisis del sector financiero.

Critican las distintas organizaciones que el Gobierno del PP, sin debate alguno, y con la excusa de recuperar una pequeña parte de lo entregado a la banca, amenaza con una pronta privatización de algo que ya es público.  “Tras el saneamiento con fondos públicos del sistema financiero por su crisis, quedan Bankia y BMN, que ya son nuestras, y no deben venderse. Exigimos que se acabe con el expolio de lo público”, subrayan, proponiendo que esas entidades financieras conformen una banca pública.

El manifiesto precisa que “la actividad bancaria es necesaria y esencial para asegurar el ahorro, gestionar los pagos y cobros, facilitar el consumo de las personas y de las familias, ayudar a la inversión de las PYMES y familias o financiar la vivienda social en alquiler” y apunta que el Estado debe garantizar esos derechos económicos a través de la banca pública y evitar la exclusión financiera.

El texto recuerda que durante mas de un siglo las Cajas reforzaron esas prestaciones sociales en todos los rincones del Estado hasta que se vieron arrastradas por la banca privada. “Antes de la crisis, la banca privada, impulsada por el afán de máximo beneficio, prestó muy por encima de los depósitos, especialmente en el negocio inmobiliario y con arriesgadas operaciones en el mercado de capitales. Las cajas de ahorro se vieron arrastradas en esa ambición desmedida, entrando en la rueda de la competencia y el crecimiento incontrolado", lo que redujo su solvencia y condujo "a la crisis cuyas consecuencias aún se están pagando"

Los primeros firmantes del manifiesto, entre otros, han sido CCOO, UGT, USO, CGT, Plataforma por la Banca Pública, Economistas sin Fronteras, Economistas frente a la Crisis, Podemos, Izquierda Unida, Compromís, Esquerra Republicana, Equo, ATTAC, FRAVM, COPYME. Todos apuestan por un nuevo modelo de banca pública en el que no tengan que “volver a entregar dinero para alimentar nuevas crisis y que los accionistas se lo repartan por anticipado, dejándonos a los demás sus deudas”.

Un nuevo modelo de banca pública

El manifiesto alude al artículo 23.1 de la Constitución Española que dice que “Los ciudadanos tienen el derecho a participar en los asuntos públicos”, para defender que en las empresas públicas “se puede ejercer la participación de los ciudadanos”, y si no ha sido así, “podremos exigir lo que sea” resalta.

De este modo, proponen: una banca pública con una gestión profesionalizada pero sin las “impúdicas” retribuciones de la alta dirección; prestar los servicios del Estado con menos costes que los pagados actualmente; asegurar que los ahorros no vayan a paraísos fiscales; qué apoye la inversión con créditos a más largo plazo a la pequeña y mediana empresa y autónomos; qué ponga al servicio de una política social la “enorme” cantidad de viviendas que tienen acumuladas; y una banca de proximidad.

En resumidas cuentas, una banca pública que oriente sus actividades, con “criterios éticos, sostenibles, democráticos y de control social” apuntan. 

Acciones Políticas 

El pleno del Congreso debatirá este martes una proposición no de ley que insta al Ejecutivo a crear un polo público bancario, formado por Bankia, BNM y el ICO, que facilite financiación a colectivos sociales con problemas de acceso a crédito y excluidos del sistema financiero.

También pedirán,  la creación de un impuesto solidario a todos los bancos privados que han recibido directa o indirectamente ayudas del Estado, con el fin de recuperar el dinero público. El objetivo es que esta banca pública tenga una "misión social y un espíritu de servicio público".

Luis de Guindos, por su parte,  envió durante la séptima edición del Spain Investors Day, un claro mensaje a los partidos políticos, “El mayor error sería dar marcha atrás a las reformas aprobadas en los últimos años”. En este sentido, el ministro de Economía reiteró que la fusión entre Bankia y BMN puede generar importantes sinergias que redundarían en beneficios para ambas entidades. “Tiene sentido, puesto que pueden complementarse en muchos negocios”, sostuvo.

Comentarios