sábado 23/1/21

Aválam supera en los primeros cinco meses del año la financiación concedida en 2019 con 40MM €

La situación actual por la que estamos pasando hace imprescindible la financiación externa. Una financiación que es de vital importancia para pequeñas y medianas empresas. En estos primeros meses de 2020, Aválam ha puesto el foco en todas estas PYMES que necesitaban con urgencia esta financiación, superando con creces los préstamos concedidos en 2019

Y es que, en ningún momento podíamos imaginarnos la situación en la que nos veríamos envueltos los cinco primeros meses de este año. El cese de toda actividad industrial y comercial en España ha hecho que PYMES y autónomos hayan tenido que recurrir a empresas como Aválam para poder subsistir durante estos meses de parón total.

La financiación es clave en todo negocio, si bien es cierto, que es todavía de mayor importancia en tiempos complejos como los que vivimos. La clave de las empresas dispuestas a ayudar a PYMES y autónomos está principalmente en los siguientes puntos.

El ratio de solvencia

En la actualidad, el Banco de España fija un ratio de solvencia del 8 % a las entidades de crédito. El cumplimiento de este indicador es de vital importancia, ya que de esta forma somos capaces de asegurar el porvenir tanto de la empresa que presta el dinero como de aquellos que lo reciben. Entidades de crédito como Aválam están actualmente con un ratio de solvencia superior al 30 %, lo cual las convierte en un valor seguro y en el que confiar.

La distribución de la financiación

La distribución de los créditos que se conceden es clave a la hora de minimizar el riesgo. Créditos en distintos sectores nos aseguran que la quiebra de uno de ellos no afectará al resto de créditos concedidos por la entidad en otro sector totalmente distinto.

Un claro ejemplo de distribución de la financiación concedida fue la de Aválam, que en el 2020 lo hizo de la siguiente forma:

El comercio supuso un 29 %, seguido del sector servicios e industria con un 27 %. La agricultura algo más de un 10 % y por último la construcción con un 6 %.

Apertura de nuevas líneas de ayudas

La agilidad a la hora de abrir nuevas líneas de ayuda es un factor clave. Las compañías de crédito deben poder ser flexibles y anticiparse a la demanda de financiación que van a tener las pequeñas y medianas empresas. Solo de esta forma podrán prestar el servicio con agilidad y en el momento oportuno. Es por ello que Aválam ha superado en solo cinco meses toda la financiación del 2019. Ha conseguido adaptarse a la nueva situación.

Como hemos visto, estos tres puntos son fundamentales para que empresas como Aválam puedan ayudar al pequeño comercio a sobrellevar los momentos menos buenos. El ratio de solvencia, la agilidad a la hora de abrir nuevas líneas de crédito y la distribución de la deuda son los pilares de este tipo de entidades de crédito. Es necesario la existencia de este tipo de compañías para poder mantener el principal tejido industrial de este país, las pequeñas y medianas empresas.

Comentarios