lunes 1/3/21

Amazon repercutirá en España la 'tasa Google' impuesta por el gobierno a sus socios comerciales

almacenes-amazon-1280x720

El gigante Amazon repercutirá  desde abril a todas las empresas que venden sus productos en España, alrededor de más de 9.000 empresas, la famosa 'tasa Google', el impuesto que gravará a las grandes tecnológicas con un 3% de sus ingresos obtenidos por sus servicios digitales en España.

La multinacional del comercio electrónico ha informado de este cargo en las tarifas por referencia sobre los artículos que se venden desde la plataforma en España a las empresas a través de un correo electrónico.

Amazon explica a las empresas que el Gobierno español ha introducido un Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales (IDSD) del 3%, que entró en vigor el pasado 16 de enero y que por lo tanto a partir del 1 de abril de 2021 se aumentarán los precios por referencia en este mismo porcentaje.

De enero a abril, la multinacional absorberá la tasa hasta que el Gobierno español apruebe los reglamentos y la legislación secundaria.

A partir del 1 de abril se cargará este 3% a las tarifas de referencia de la plataforma, o lo que es lo mismo, si una empresa vende un producto por 100 euros (122 dólares) a través de Amazon, y el precio de referencia es un 15%, la plataforma aplicaría un 3% a ese 15%, con lo que cobraría un 0,45% más, es decir, un 15,45%.

La 'tasa Google' entró el vigor el pasado sábado y gravará a las empresas que tengan 750 millones de euros de ingresos anuales y que al menos facturen tres millones de euros al año en España. Los sectores a los que va dirigida son servicios de intermediación, de publicidad en línea o de venta de datos generados por los usuarios en su uso de estos servicios.

La intención del Ministerio de Hacienda, que la ha lanzado a la vez que la 'tasa Tobin', es que consiga una recaudación anual de 968 millones de euros, una estimación algo menor a la inicial, diseñada antes de la pandemia de coronavirus y que se cifraba en 1.200 millones de euros.

El Ejecutivo sostiene que esta norma tiene un carácter transitorio, ya que está a la espera de que se diseñe una normativa de carácter global en el marco de la OCDE o el G20, pero todavía no se ha.

De hecho, EEUU, uno de los países con más empresas susceptibles de pagar este impuesto, ha rechazado la medida de España (y las de otros países como Austria, Reino Unido, Italia o Francia) al considerarla "incompatible con los derechos fiscales internacionales" y ha anunciado la apertura de una etapa de reflexión para anunciar medidas contra este nuevo impuesto.

La consecuencia podría ser la entrada en escena de aranceles para productos españoles, algo que ya ejecutó con Francia cuando el país galo impuso una tasa similar. Tras este choque, el Gobierno de Emmanuel Macron paralizó el tributo con el objetivo de negociar con la Administración Trump, pero ahora se plantean retomarlo ante el fracaso en las conversaciones.

El 3 % de la famosa 'tasa Google' también repercutirá negativamente en los consumidores quienes acabarán pagando más alto sus productos, ya que dicho gravamen provoca el encarecimiento de los costes y por lo tanto para mantener el margen de negocio se tendrán que subir los precios.

En este contexto de pandemia donde la renta disponible de los ciudadanos españoles en miles de casos se verá reducida y donde las compras online están siendo las protagonistas, una decisión como ésta puede acabar provocando una caída de la demanda y por consiguiente un círculo virtuoso de la renta que acabe generando desempleo y caída de la inversión del gigante en España.

Comentarios