viernes 28.02.2020

Real Madrid, a la espera de Hazard

El arranque de la temporada liguera del Real Madrid está lejos de haber sido el deseado, habiendo dejado puntos en el camino con un equipo teóricamente accesible como el UD Valladolid y exhibiendo una discreta presentación en el Estadio de las Cerámicas frente al Villarreal CF.
Real Madrid, a la espera de Hazard

Tras el retorno de Zidane a finales de la nefasta temporada pasada, el aficionado madridista se mostraba bastante ilusionado de cara a la temporada 2019-2020, sobre todo después de la llegada de los fichajes de Rodrigo, Hazard, Mendy, Jović, Militão y la vuelta del colombiano James Rodríguez.

Sin embargo, el duro comienzo de los dirigidos por el campeón del mundo en 1998 ha mermado las expectativas de algunos de los aficionados del club merengue. Muchos han empezado a perder la paciencia tras la ausencia de buenos resultados, siendo esta una constante arrastrada desde la temporada pasada, pretemporada e inicio de este periodo.

Zidane arrancó la temporada sin sus extremos.

Los ensayos vistos en la pretemporada del Real Madrid dejaban ver que el técnico multicampeón de Champions apostaría por su tradicional formación 4-3-3, con Marco Asensio por el costado derecho, Karim Benzema como 9 y eje central de todo el juego ofensivo y el flamante Eden Hazard por la banda izquierda, sector en el que se siente más cómodo el jugador belga y en el que se desempeñó con mayor frecuencia en el Chelsea.

No obstante, las desafortunadas lesiones de ambos jugadores han obligado al estratega francés a buscar segundas opciones, siendo la más destacable de estas la “repesca” de Gareth Bale, jugador que parecía más fuera que dentro del equipo durante la pretemporada, tras su aparente mala relación con el cuerpo técnico, la cual ya parece subsanada.

Más allá del muy positivo desempeño del extremo galés durante las primeras tres jornadas de liga, el equipo ha carecido de volumen de juego y contundencia a la hora de marcar los goles, los mismos males de los que sufrió durante toda la temporada pasada mientras Lopetegui, Solari y el mismo Zidane dirigieron al club de Chamartín.

Hasta el momento, ni Vinicius ni Lucas Vázquez han mostrado ser las soluciones a los problemas del equipo, a pesar de que la temporada pasada sí que destacaron y fueron de los mejores de la plantilla, en conjunto con Karim Benzema, que tuvo una temporada sensacional desde los registros goleadores.

La única apuesta que queda es el 7.

Durante los últimos 9 años del club, ante la aparición de problemas, todo el mundo miraba y confiaba siempre en el número 7, Cristiano Ronaldo, astro que dejó la vara altísima para todos los jugadores que se atrevan a vestir dicha dorsal. Y si no, que le pregunten a Mariano Díaz.

El futuro de un club no puede dejarse a la suerte ni al azar, como si se tratase de una máquina tragamonedas de Bitcasino el mejor casino en vivo, por lo que el club entendió la importancia y el legado de este mítico dorsal y se lo otorgó a la estrella recién llegada, el jugador que debe demostrar que está a la altura de la historia del merengue.

Las capacidades futbolísticas de Eden Hazard son innegables, por lo que depositarle tamaña responsabilidad es más un elogio que un desacierto con respecto a él, por lo que todo el madridismo espera que se convierta en el capitán de un barco que suele mostrarse sin rumbo en períodos muy grandes dentro de los partidos.

Su facilidad para generar juego, arrastrar marca de los rivales, habilidad en el uno contra uno y capacidad goleadora son las armas de la estrella belga para enamorar al aficionado merengue, afición que podría verlo debutar en la próxima jornada tras el parón de selecciones, según las últimas informaciones sobre el tema.

Así como se puso la capa de superhéroe para salvar al Chelsea en incontables ocasiones durante su paso por el club londinense, la afición del Madrid espera que la habilidad de Eden deje su huella en suelos españoles, sobre todo en el Santiago Bernabéu, estadio que deben convertir en un fortín para tener aspiraciones ligueras y europeas.

Encajar las piezas es responsabilidad del DT.

Si bien, Hazard tiene y ha mostrado las condiciones para hacerse cargo del juego ofensivo del Real Madrid, ahora está en manos de Zidane hacer que el jugador belga se acople de buena forma al sistema de juego del equipo y que su período de adaptación sea lo más corto posible.

Para lograr esto, el técnico probó diversas formaciones como el 4-4-2, 3-5-2 y 4-3-3 en la pretemporada. Ahora solo es cuestión de aplicar las conclusiones tomadas de dicho periodo y echar a andar una máquina que tiene las mejores piezas mecánicas, solo le falta un poco de aceite, y a rodar.

 

loading...
Comentarios