Lunes 20.05.2019

Policía enseña a vigilantes a detectar radicales o terroristas en estadios

Alrededor de un millar de vigilantes de seguridad privados reciben durante este martes formación de la Policía Nacional para mejorar su trabajo en el interior de los estadios de fútbol y poder cooperar con los agentes en la detención de radicales o, incluso, de la presencia de un terrorista en un partido

De mano de la Liga de Fútbol, agentes de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana instruyen a estos profesionales de la seguridad privada que prestan servicio en estadios de fútbol con instrucciones claras y precisas de lo que deben o no hacer ante determinadas situaciones.

El objetivo es que los vigilantes conozcan el trabajo de las Unidades de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios o de los agentes de Información, según ha explicado el comisario general de Seguridad Ciudadana, Juan Carlos Castro, que ha detallado que la jornada formativa también persigue fortalecer las alianzas entre la seguridad privada y la pública.

"Los estadios españoles tienen unas condiciones de seguridad extraordinarias. Somos referentes", ha destacado Castro quien, no obstante, ha admitido que "lógicamente" son lugares de alto riesgo por la elevada concentración de personas.

Para el responsable de seguridad de la Liga de Fútbol Profesional, el comisario jubilado y ex número dos de la Policía Florentino Villabona el fútbol no vive ningún repunte de radicalidad en sus estadios.

En lo que va de competición liguera se han registrado tan solo cinco peleas en los alrededores de campos, unos incidentes que, a juicio de Villabona, nada han tenido que ver con el fútbol. "El fútbol es para los violentos una pantalla, un escudo, para tener más repercusión", zanja.

En España existen 200.000 vigilantes de seguridad, la mitad de ellos realmente habilitados para trabajar.

Según los expertos, no es posible cuantificar el número de vigilantes que hay en un estadio durante un partido porque cada encuentro es distinto, incluso si se trata de los mismos equipos el despliegue de seguridad no es igual.

Tampoco si las aficiones son españolas, si una es local o si ambas son de fuera de la ciudad como es el caso de la final de la Copa del Rey que disputarán el próximo 25 de mayo en la ciudad de Sevilla el FC Barcelona y el Valencia CF, o la final de la Champions League que se jugará el 1 de junio en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid. 

Comentarios