domingo 5/12/21

Con un cambio de imagen y tras una gran actuación con la camiseta de la selección francesa ante Finlandia, Antoine Griezmann está listo para iniciar su segunda etapa en el Atlético de Madrid,  donde ya fue presentado oficialmente, pero sin la presencia de los aficionados rojiblancos con los cuales deberá empezar a poner los cimientos para una reconciliación.

Aunque seguramente el regreso de Griezmann no sea del agrado de todo el mundo, la vuelta del francés es un hecho. En esta segunda etapa como colchonero, “Grizzi” tiene dos misiones: ganarse un puesto de delantero titular y volver a recuperar su máximo nivel.  

Además, debe reconciliarse con la afición del Atleti, que se sintió traicionada con su fichaje a un rival directo como el FC Barcelona. Para el DT Simeone, este jugador representa una carta ya conocida que podría darle la victoria al final de la temporada al mero estilo de una ronda de Póker en Platincasino.

La lucha de delantero titular

Esta temporada Griezmann deberá luchar con cuatro jugadores por el puesto titular con: Suárez, Correa, Cunah y Joao Félix. Estos, son cuatro elementos con grandes características y un elevado nivel. Durante esta temporada 2021/2022 Simeone ha jugado con un sistema de 3-5-2, dos jugadores en ataque donde no hay indiscutibles y la rotación ha sido clave.

En su primera pasantía, Antoine Griezmann era un fijo para Simeone y probablemente el jugador más efectivo. Su posición era la que más le gustaba y donde se siente más cómodo, específicamente detrás de 9 que se encargaba de fijar los centrales como Torres o Diego Costa, para de esta manera el actuar libremente donde a él le diera la gana. Sin embargo, el francés no llega en su mejor momento y seguramente deberá ir al banquillo e iniciar su lucha por un puesto de titular.

Volver a su máxima nivel

No es un secreto que Griezmann no es el mismo, su bajo nivel en el FC Barcelona en las últimas dos temporadas le han hecho perder el protagonismo en el fútbol europeo donde era considerado una de las máximas estrellas.

Aunque muchos en su momento recomendaron a Griezmann mantenerse en el Atlético de Madrid y no marcharse al equipo culé, puesto que sería uno más del montón, este no hizo caso, y esas personas no se equivocaron.

Los peores momentos del francés en su carrera fueron con la camiseta azulgrana donde no consiguió demostrar absolutamente nada ya que no jugaba en su posición y debía estar bajo la presión de tener que aportar al juego de Messi.

Este bajo rendimiento de Griezmann se trasladó a la selección de Francia donde perdió el foco,  y fueron Mbappé y Benzema los encargados de cargar con la presión durante la Eurocopa 2020, aunque no fue suficiente y Francia no consiguió conquistar el anhelado título.

En su regreso al Atlético de Madrid, los vientos soplan a favor de Antoine, que de la mano de un director técnico y plantilla que lo conocen a la perfección buscará recuperar la confianza y volver a ser la versión de hace tres o cuatro años, por la que le Barcelona fue capaz de pagar 115 millones de euros.

En conclusión, volver a su posición habitual hará que el francés recupere su máximo nivel y vuelva a perfilarse como uno de los mejores jugadores del mundo.

Comentarios