miércoles 28/7/21

Motivos por los que la Superliga aún puede renacer en España

Estadio de Futbol (1)

La derrota de la Superliga no fue fácil de digerir para las cabezas pensantes de este proyecto que siguen creyendo que es algo positivo para el fútbol, pero por sobre todas las cosas, necesario para salvaguardar la salud financiera de la élite de clubes.

Florentino Pérez en particular, es una de las principales personas que tiene decidido no abandonar este barco. Cree que la Superliga es la solución para todos los males y piensa también que el beneficio de los más grandes repercutirá también en el resto de los clubes.

La historia del fútbol es una historia de continuos cambios en virtud de aprovechar el potencial de ingresos que este deporte tiene. Desde la profesionalización del deporte, pasando por la entrada de la televisión a los campos de fútbol e incluso el auge de las plataformas de apuestas deportivas.

El año 1992 marcó el inicio de la Champions League moderna tal cuál la conocemos. Se introdujo el famoso himno de la Champions, se establecieron franjas fijas de horarios de partidos, los sponsors que aparecían en las vallas de los estadios se negociaron de forma colectiva para todos los clubes y los ingresos televisivos se dispararon.

La curva de ingresos desde entonces no cesó de crecer hasta el día de hoy, donde parece ser que se estancó, y Florentino Pérez se quiere atacar a esta problemática.

Uno de los motivos es que el presidente del Real Madrid seguramente está preocupado en cuanto a las habilidades del club a poder seguir compitiendo en el mercado de fichajes. Hace mucho tiempo que su equipo no realiza ninguna compra mediática y cada vez le cuesta más competir con los bolsillos de aquellos clubes respaldados por fortunas petroleras de Medio Oriente o por magnates rusos (Manchester City, PSG, Chelsea…).

La mayoría de los aficionados en España están conscientes de esto, lo que podría explicar que las reacciones por parte de fans hayan sido menos negativas en España que en Inglaterra, por ejemplo, en donde salieron a manifestarse miles de hinchas ingleses en las inmediaciones de los estadios de sus clubes. En el caso del Chelsea incluso, obstruyeron la entrada del bus del equipo cuando se aprontaban para su partido de Premier League.

Otro motivo es el de las posibles problemáticas legales alrededor de la creación de la Superliga.

Uno de los argumentos en contra de la Superliga es que, a nivel legal, esta creación representaría una afrenta a las leyes de libre competencia en los mercados. Al fin y al cabo, una liga cerrada significaría un perjuicio al resto de clubes que no tendrían acceso a esta competición.

El problema de esta asunción es que a nivel legal la Unión Europea revisa estos casos de forma individual, por lo que estaríamos hablando de una batalla legal sin precedentes de la cual es imposible conocer los resultados. Además, debido al Brexit, los clubes ingleses ya no forman parte de la Unión Europea por lo que quedan fuera de su jurisdicción. La Superliga podría salir ganando de una afrenta que podría tener resultados más impactantes que la sentencia de Bosman de 1995.

Y Florentino Pérez no es la única figura empeñada a seguir con este proyecto. Existen varios reportes que señalan que el dueño del Liverpool, John Henry, cree que hace falta un cambio radical en el fútbol. Andrea Agnelli, presidente de la Juventus dijo que sigue “convencido de la belleza del proyecto” y el recientemente electo presidente del FC Barcelona, Joan Laporta dijo que es “absolutamente necesaria” una nueva competición que genere más ingresos para hacer frente a los problemas financieros por los que su club está pasando en este periodo.

Los que conocen a Florentino de cerca saben que acumuló tanto poder como éxito en todos sus emprendimientos y que es una persona que no se da por vencida cuando tiene un objetivo entre ceja y ceja.

El fracaso de la Superliga no es ni mucho menos un fracaso. Es una derrota en un combate, pero la guerra seguirá, y podría volver a la carga más rápido de lo que creemos, quizás este verano, a las puertas de una nueva temporada.

Comentarios