sábado 23/1/21

¿Por qué es tan polémico el VAR en el fútbol, pero funciona en otros deportes?

Como los aficionados del deporte rey saben, el videoarbitraje es una de las novedades incorporadas en LaLiga recientemente. Con él, las jugadas polémicas o confusas pueden ser revisadas por el árbitro del encuentro

A primera vista parece que este tipo de asistencia virtual podría ayudar a obtener un juego más limpio que siga las normas para que ningún equipo salga beneficiado, pero en la realidad ha generado mucha polémica, ya que hay seguidores y equipos que dicen que el árbitro puede decidir cuándo se revisa y cuándo no. De este modo, la última palabra siempre la tiene el colegiado del encuentro, pudiendo llegar a beneficiar a ciertos jugadores o equipos en algunos partidos.

Son muchas las voces que ya han denunciado de forma abierta la oscuridad que se cierne en torno a este instrumento de arbitraje, ya que, como comentábamos, hay quien opina que el método de aplicarlo no está aún claro o que es diferente dependiendo del partido o de los equipos que lo disputan. Para aquellos que aún no hayan podido verlo en acción, el videoarbitraje ayuda a los propios árbitros y linieres a clarificar una jugada cuando no está del todo clara. 

Aunque el descontento con este sistema no se ha dado solo en nuestro país, en el que el fútbol es una tradición muy importante, sino también en lugares como Latinoamérica. Sin embargo, esta evolución de incorporar avances tecnológicos también ocurre en otras formas de entretenimiento, aunque en estos casos, el descontento no se ha hecho oír. Ejemplo de esto son los juegos de casino en línea que han transformado por completo la forma en que jugamos una partida de póker, blackjack o a las clásicas tragaperras, esto se debe a que estas plataformas virtuales ofrecen una variedad inimaginable de juegos e incluso la opción de jugar “en vivo” desde la comodidad de nuestros hogares. De la misma manera, las plataformas de streaming de música, series y películas, han sabido aprovechar la tecnología para competir con el cine y con los ya casi que desaparecidos CD. Pero productoras como Disney se han subido al barco y en lugar de resistirse al cambio han decidido lanzar sus propias plataformas digitales, tal es el caso de Disney +. Sin embargo, parece que la resistencia al cambio en el fútbol, continúa.

Las dificultades del VAR en el fútbol

En principio podríamos destacar que los errores arbitrales son parte del deporte, y parte del ser humano (todos podemos equivocarnos), dependiendo siempre de la decisión del colegiado que haya sido asignado a nuestro encuentro. Además, el fútbol es un deporte de contacto entre los propios jugadores, lo que lo hace aún más polémico en cuanto al arbitraje del mismo. Son 22 jugadores los que están en el campo y hay que estar pendiente de todos ellos, al contrario que en otros deportes, como por ejemplo en el tenis, en el que se baten 2 jugadores. Aunque también es verdad que el VAR se lleva utilizando en otros deportes como el rugby y el baloncesto desde hace un tiempo. 

Sin embargo, las tecnologías utilizadas difieren de unos deportes a otros, por ejemplo, en fútbol la cabina de videoarbitraje (VAR) está compuesta por una persona que actúa como arbitro responsable, un asistente y un operador de vídeo por cada 12 cámaras. Además, solo se pueden revisar las 4 acciones siguientes, que en este caso podrían cambiar el juego y con ellos el resultado final: penaltis, goles, jugadas en las que haya algún tipo de falta y las jugadas en las que no se ha podido identificar a los jugadores inmersos en la acción.

Esto deja ver cómo el VAR puede no solo variar el resultado, afectando a la tabla clasificatoria y a las apuestas en línea realizadas por los millones de seguidores de este deporte, sino a los ánimos de los propios jugadores o de la afición. Por ello, no es de extrañar que hayan muchos detractores de este sistema en nuestro país y en otros. Aunque el VAR es muy útil en ciertas instancias, también puede ser contraproducente si no se utiliza de la manera apropiada.

Ahí es donde debería entrar el juicio de los diferentes árbitros o crear una legislación que, de algún modo regule las actuaciones de los colegiados frente a este nuevo método, aún novedoso en el ámbito de fútbol. 

Como podemos ver el sistema aún se está implementando en nuestro fútbol, por lo que aún es demasiado pronto para decidir si es lo suficientemente efectivo o si no se está utilizando de la manera adecuada. Esperemos que la situación en torno al videoarbitraje se regularice en nuestro país, permitiendo disfrutar de la tecnología también en este deporte.

Comentarios