Miércoles 18.07.2018
Mundial de Rusia 2018

Tras el desastre, llega el fracaso

España queda fuera del Mundial tras caer en octavos ante Rusia en la tanda de penaltis tras un partido muy pobre. Pero si de culpables hay que hablar, todos los actores en este Mundial tienen cuentas que pagar. El desastre que se venía anunciando antes de comenzar la cita mundialista, hoy ha sido un auténtico fracaso.

Nada positivo puede sacar la Selección española de su actuación en el Mundial de Rusia. Un campeonato que comenzaba de la peor manera posible, con inestabilidad y desconcierto tras el 'episodio Lopetegui', que terminó con el técnico siendo presentado como nuevo entrenador del Real Madrid mientras Fernando Hierro trataba de transmitir tranquilidad en medio del auténtico caos a escasas horas del debut.

Es cierto que los últimos amistosos de la Selección previos a Rusia no habían dejado una buena impresión de los nuestros, sino más bien dudas sobre el juego de este equipo, ausente por muchos momentos. Pero el cambio de este equipo desde la fase de clasificación ha sido radical.

portada

Y eso se vio de inicio en el primer partido del Mundial ante Portugal. Una buena piedra de toque para comenzar con fuerza y ganas de vencer a la actual campeona de Europa. Una motivación que llevó a los nuestros a hacer el mejor partido de los cuatro que ha disputado en Rusia pero en el que la escasa contundencia se vio castigada con un empate 'in extremis' de los capitaneados por Cristiano Ronaldo.

Y después de eso, la nada. Ser solo capaces de ganar ante Irán sufriendo y de rebote, y empatar contra Marruecos y en último término Rusia, es no tener opciones de hacer nada loable y destacable en el campeonato. Una sensación e imagen bastante mala. España se clasifica como primera de grupo gracias al VAR, habiendo ganado tan solo un partido y consiguiendo cinco puntos en la fase de grupos, cuando otras selecciones se han quedado fuera de los octavos de final consiguiendo más puntos.

españa5

España, la dueña del balón, ha dominado la posesión, sí. Pero en absoluto el juego ni el área rival, como sí hizo y consiguió en 2008 con Luis Aragonés en el banquillo, consiguiendo implantar un estilo de juego propio, convirtiendo a esa generación en campeones de Europa. El inicio de algo muy importante para el futuro de la Selección española. Hasta 2014 en Brasil, que se volvió a las andadas, como en Francia 2016 y como este año en Rusia.

El fútbol de la Selección española ha brillado, sobre todo, por su ausencia, y lo peor era ver cómo ni Fernando Hierro ni el equipo eran capaces de encontrar soluciones a algo que se vio desde el primer día y que o no se ha querido o no se ha podido solucionar.

Salvo Isco, cuya actuación ha sido lo mejor del combinado español, ni uno solo de los nuestros ha estado a la altura del campeonato. Desde la portería, en la que De Gea solo ha logrado una parada en siete disparos. El resto, han sido goles en contra. Seis en total en cuatro partidos. Los peores números de un portero en un Mundial desde Inglaterra 1966 (habiendo jugado mínimo tres partidos).

Hasta la defensa, que con sus errores ha puesto aún más complicadas las cosas. Con un centro del campo demasiado espeso, ingenuo, falto de ideas, y lucidez,..., y con poco gol arriba. Ni la sombre del equipo que logró una inmaculada clasificación bajo el mando de Lopetegui.

españa3

Y no es que Fernando Hierro tenga la culpa del fracaso de España. Al menos, no toda. Él se encontró con la papeleta de tener que dirigir a un equipo ya elegido, al que no había entrenado (hay que recordar que antes de ser seleccionador, era el Director deportivo de la RFEF) y tratar de suplir la marcha de Julen, cuya ausencia dejó tocado al vestuario español a solo dos días del inicio mundialista.

Con la eliminación, sería ventajista decir que la decisión de Luis Rubiales de destituir al seleccionador español es la principal causa del estrepitoso fracaso de España. Una decisión que ha suscitado todo tipo de comentarios y que puede gustar o no, pero es que ha sido una decisión transcendental que ha marcado el devenir de esta Selección en Rusia.

Porque es cierto que Fernando Hierro se marcha de este Mundial sin haber perdido un partido, tal como ha remarcado él mismo tras la eliminación. Pero lo que se ha visto sobre el césped es a una Selección temerosa, apática, dubitativa y, sobre todo, falta de lo más importante en este deporte: el fútbol. El técnico malagueño no ha sabido leer los partidos ni tomar decisiones al respecto, viéndose a una España 'amarrategui' que no asumía riesgos ante equipos mucho menores y que ante Rusia prefirió no arriesgar en los minutos finales dejándolo todo a la suerte de los penaltis. Ni rastro del estilo que nos llevó a nuestra época más gloriosa. El de las ganas, el de la fe, el del ritmo de balón, el del toque, el de la confianza en la portería, el del famoso 'tiki-taka' que dio la vuelta al mundo...

españa2

España solo ha sido capaz de ganar un partido de cuatro en este Mundial, empatando ante rivales que no están ni entre las 40 mejores selecciones del mundo. Y así es imposible ganar un Mundial. El último de Andrés Iniesta, que nada más acabar el partido ha anunciado su retirada de la Selección. Un Iniesta al que hoy Fernando Hierro ha decidido dejar en el banquillo tras las numerosas críticas que se venían acumulando sobre sus actuaciones. Pero un Iniesta que ha sabido aportar algo de luz al juego de los nuestros sustituyendo a un inexistente Silva.

Una tanda de penaltis ha decidido que España quede apeada del Mundial. Pero no deja de tratarse de una lotería, que te toca o no te toca. Lo que ha eliminado a la Selección española es lo que sí dependía de ella. Es decir, todo lo demás: el fútbol, la actitud, la responsabilidad, las decisiones,...

rusia

Caer ante Rusia (la número 70 del ránking FIFA) de la forma en la que ha sido eliminada, por penaltis y en octavos de final es un desastre. Pero la imagen tan pobre y tan rácana que ha dejado España, dirigida por Fernando Hierro en este Mundial, es un fracaso total y absoluto.

españa4

Comentarios