Viernes 14.12.2018
Campeonato de España de Atletismo

Bruno Hortelano completa un día histórico en el campeonato de España

El velocista se ha proclamado Campeón de España de los 200 metros en los que había logrado batir su propio récord nacional por la mañana, rebajándolo en 8 centésimas. Sin poder contener las lágrimas, ha recordado lo que le ha costado volver tras su accidente, del que casi se cumplen dos años.

Hace algo menos de dos años, en septiembre de 2016, el mejor velocista español de la historia, plusmarquista nacional de 100, 200 y 400 metros, sufría un accidente gravísimo en Madrid que a punto estaría de costarle su futuro. En ese accidente, Bruno Hortelano sufrió gravísimas lesiones en su mano derecha, que quedó atrapada entre el vehículo en el que viajaba con uno de sus primos y el asfalto. El coche, volcado, recorrió muchos metro antes de detenerse, destrozando la articulación del atleta.

Las primeras curas que le hicieron a Hortelano (26 años) en el Hospital 12 de Octubre fueron fundamentales. Para salvar su mano y para su posterior recuperación. Porque allí le detectaron una bacteria muy dañina que podría haber malogrado su futuro.

1

Tras esto, Bruno Hortelano acudió a Barcelona y se puso en manos del doctor Mir. El ángel de la guarda de muchos deportistas españoles. Y según reconoció el prestigioso cirujano meses después, la mano de Bruno Hortelano estaba para amputar. Y eso habría acabado con su carrera de velocista. Pero decidió arriesgar y apostar. Y tres operaciones y muchos meses de recuperación, esfuerzo y sacrificio obraron el milagro.

Un tesón por volver que este domingo se ha visto plenamente recompensado. Bruno Hortelano se ha proclamado de nuevo Campeón de España de los 200 metros en el polideportivo Juan de la Cierva de Getafe. Pero el público reunido en las gradas para verle subir al podio aún vibraba con la exhibición que el atleta español había dado en la mañana de este domingo en la misma pista en semifinales.

2

Ahí se ha vivido uno de los grandes momentos del atletismo español, por el protagonista, por el momento y por las circunstancias. Bruno Hortelano batía el récord de España de los 200 metros rebajando en 8 centésimas su propia marca lograda en agosto de 2016 en los Juegos de Río, y dejándola en 20.04. Y nada más cruzar la línea de meta y ser consciente de lo logrado, llegaba la emoción. Unas lágrimas incontenibles e indescriptibles para él.

"No he podido parar de llorar porque me han venido los recuerdos de estos dos años tan difíciles. Pero tenía fe, siempre dije que si volvía era para estar al 110%, aunque una cosa es pensarlo y otra hacerlo, cuando pasa de verdad es otra cosa", manifestó tras la carrera, mientras se abrazaba como a nadie a su representante, Alberto Armas, a su lado durante todo este tiempo.

Aunque las gracias han sido también, por supuesto, para su familia y para su entrenador Adrián Durant, a los Servicios médicos de la Federación Española y también a los medios de comunicación. "Sin todos ellos no estaría hoy aquí, aunque al final ha dependido de una confianza en mí, pese a que no había ningún tipo de garantías. He demostrado que sí se puede", concluyó.

3

Según Hortelano, las condiciones de la pista eran las idóneas para lograr la marca. "Un día maravilloso para los velocistas, con calorcito, viento favorable y una pista rápida, muy dura", explicó, aunque tampoco se esperaba lograr ese tiempo. "He ido pensando en mantener la técnica pero no me esperaba este crono en esta carrera. En los últimos 50 metros no he apretado como suelo hacer en una carrera normal, de ahí la emoción. Si sigo corriendo los últimos 40 metros puedo estar cerca de lo 20 segundos o bajar. Creo que todavía tengo un margen de mejora", señaló Hortelano, que ya en el mes de junio batió también en Madrid el récord nacional de 400 metros (44.69) que estaba en poder de Cayetano Cornet (44.96) desde 1989.

Casi dos años después de aquel fatídico accidente que parecía que malograría la carrera más prometedora del atletismo español en mucho tiempo, Bruno Hortelano ha demostrado que vuelve a ser el de antes pero con la energía, el optimismo y la ilusión completamente renovadas.

Comentarios