Domingo 16.12.2018
CINE

Los sordos reivindican su lugar en el cine

Madrid acoge este sábado la I Muestra de Cine Sordo en la Cineteca del Matadero, una oportunidad para descubrir un tipo de cine desconocido para el gran público

Marcapáginas, corto español de 2009.
'Marcapáginas', corto español de 2009.

Olvidados por la industria cinematográfica, sin ayudas y con numerosas barreras aún por derribar en la sociedad, las personas sordas reivindican un lugar en el cine español. Este colectivo está de enhorabuena ya que este sábado Madrid acogerá la I Muestra Internacional de Cine Sordo MINCASOR, una oportunidad para asomarse a un tipo de cine desconocido para el gran público en España y descubrir que los sordos también pueden hacer cine de calidad.

La I Muestra de Cine Sordo MINCASOR se celebra este sábado a las 18:00 horas en la Cineteca del Matadero de Madrid. Se proyectarán cuatro cortometrajes en lenguaje de signos de varios idiomas y con subtítulos en castellano. Los cortos seleccionados son Marcapáginas de Marus Carmona, Arancha Diez y Maite Sanjuan (España, 2009), Life Out of There de David Ellington (Reino Unido, 2012), 96 horas de Albert Casellas (España, 2012) y Le portrait de Alex Sambe (Francia, 2011). La muestra rendirá además un homenaje a Ángel Rojo Gutiérrez para recordar a todo el mundo que fue uno de los primeros cineastas sordos de España con una dilatada lista de cortometrajes y largometrajes entre los años 60 y los 80.

“Está siendo todo un éxito. No esperábamos que las entradas se agotasen en apenas quince minutos”, señala a ESTRELLA DIGITAL Lázaro Contreras, uno de los impulsores de la muestra. De hecho, ante la excelente acogida de la muestra, los organizadores han logrado que el próximo 23 de febrero todos los madrileños tengan una segunda oportunidad para disfrutar de la exhibición.

El cine como medio de expresión

"El cine sordo expresa sentimientos, abstracciones, ficciones y formas diferentes de expresión”

“El cine sordo es muy poco conocido y mucha gente lo confunde con el cine mudo. Nuestro cine expresa sentimientos, abstracciones, ficciones y formas diferentes de expresión”, explica Contreras. El cine es el vehículo de expresión que el actor, director, productor y guionista utiliza para reflejar la idiosincrasia y la realidad de los sordos en la sociedad. Con mucho esfuerzo y sobre todo con muchas ganas, Lázaro y otros seis compañeros sordos decidieron poner en marcha, en 2006, la asociación cultural Cofradía Cinematográfica MINCASOR Deaf Film Company con el objetivo de hacer cine en lengua de señas e intentar recorrer una parte del largo camino hacia la integración total de este colectivo.

Contreras explica que la idea de esta asociación surgió cuando descubrieron que en el extranjero se celebraban festivales de cine de sordos. Sin pensárselo dos veces decidieron participar por primera vez en el Festival Internacional de Cine Sordo de Milán. Una cita a la que desde entonces no han faltado y en la que han logrado tres premios: Mejor actor en 2008 (Lázaro Contreras), Mejor Actriz en 2010 (Nuria Martín) y mejor Cortometraje en 2012 (Lucía, de María José Carmona).

Con cuatro cortometrajes a sus espaldas y un amplio bagaje por festivales internacionales, Lázaro Contreras se siente orgulloso de que su asociación haya puesto su grano de arena para que el cine sordo sea reconocido dentro y fuera de España.

Falta de apoyo institucional

Sin embargo, esto es sólo un pequeño paso hacia el reconocimiento en España de este tipo de cine, pues Contreras denuncia la falta de apoyo institucional al colectivo. “En Reino Unido, la British Deaf Association (BDA) concede una importante suma de dinero a proyectos de cortometrajes, para difundir el lenguaje británico de signos y contribuir a que sus cineastas estén bien formados, por ello son la potencia mundial. Por ello, España aún tiene mucho que hacer en el terreno de la integración”, lamenta.

La asociación también graba documentales relacionados con el modo de vida de los sordos y organizan cursos de cine y guión adaptado

La falta de recursos no ha logrado apagar las ganas y el entusiasmo de esta asociación que además de hacer películas de ficción, también graba documentales relacionados con el modo de vida de las personas sordas y organizan cursos de cine y guión adaptado.

Para entender el cine sordo, la mejor manera es verlo directamente con vuestros propios ojos, y disfrutar un ambiente diferente a lo acostumbrado”, invita Contreras a todos aquellos que aún no han tenido la oportunidad de conocer un cine diferente, valiente y de calidad.

Comentarios