viernes 3/12/21

Las ruinas de Empúries recuerdan los trabajos forzados de presos republicanos

Las ruinas grecorromanas de Empúries, en el municipio gerundense de L'Escala, se han integrado en la Red de Espacios de Memoria Democrática de Cataluña e incorporarán un panel informativo que recuerda los trabajos forzados a que fueron sometidos allí centenares de soldados republicanos

ruinas de Empúries

Según informa el Departamento de Justicia, el nuevo elemento será visible este jueves en el itinerario de visita pública del conjunto arqueológico en la zona próxima a los restos del anfiteatro y de la palestra.

Allí, aquellos batallones de soldados presos realizaron parte importante de los trabajos de excavación de lo que actualmente son estas ruinas.

Al inicio de la dictadura franquista, esos prisioneros de guerra que habían luchado en el bando republicano fueron empleados en la reanudación de los trabajos arqueológicos en este espacio de la Costa Brava.

Desde septiembre de 1940 y marzo de 1941 llegaron los primeros soldados, que formaban parte de la Cuarta Compañía del Batallón de Trabajadores Figueres 71.

Más tarde, ya en diciembre de 1941, se unió una unidad del Batallón Disciplinario de Soldados Trabajadores 46, instalada hasta entonces en Punta Paloma (Cádiz) y que llegó a constar de 150 hombres, que se emplearon de manera forzada en estas excavaciones de Empúries hasta principios de 1942.

Después, la actuación arqueológica en este yacimiento de L'Escala siguió adelante, pero ya con la participación de menos republicanos presos.

Los primeros que llegaron se destinaron principalmente a reconstruir infraestructuras que habían resultado dañadas durante la Guerra Civil y a instalar nuevas baterías de defensa, pero apenas se conocía que algunos se emplearon también en reanudar las excavaciones de la antigua ciudad romana de Empúries.

Esa labor fue supervisada por el responsable del yacimiento y también director del Museo Arqueológico de Barcelona desde 1939, Martín Almagro Basch.

Los trabajos se extendieron por diversos puntos pero se centraron en desenterrar la muralla meridional de la ciudad romana y en exhumar los restos encontrados en el anfiteatro y la palestra, que estaban cubiertos por importantes niveles de arena que se tuvieron que extraer y cargar con ayuda de varias líneas de raíles y vagonetas.

Todo aquello se desarrolló en condiciones muy duras y acompañadas de castigos frecuentes, a lo que se añadía la precariedad e insalubridad del alojamiento, la falta de higiene, las enfermedades frecuentes y una alimentación deficiente hasta el punto de motivar numerosos gestos de solidaridad por parte de los vecinos de L'Escala.

Todo este recuerdo se había reflejado hasta ahora en diferentes exposiciones, publicaciones y conferencias y ha sido objeto de investigaciones y estudios específicos, principalmente a cargo del catedrático de la Universidad de Barcelona (UB) Francesc Gracia.

La instalación ahora de un elemento museográfico estable difundirá la memoria de aquellos hechos y rendirá homenaje a aquellos soldados que, forzados y en circunstancias penosas y humillantes, participaron también en el proceso de descubrimiento arqueológico de la antigua ciudad de Empúries. EFE

 

Comentarios