sábado 26/9/20

Una profunda revisión de Zuloaga, en el Bellas Artes de Bilbao

El Museo de Bellas Artes de Bilbao dedica desde mañana una amplia exposición retrospectiva a la trayectoria artística y personal del pintor eibarrés Ignacio Zuloaga (1870-1945)

Una profunda revisión de Zuloaga, en el Bellas Artes de Bilbao

La muestra, compuesta por 95 obras, un 60 % inéditas en España, es la mayor retrospectiva dedicada nunca al artista vasco, considerado uno de los más cosmopolitas e internacionales de su generación y una figura indiscutible de la pintura figurativa mundial, según uno de sus dos comisarios, Javier Novo.

Así se exhiben desde obras de Zuloaga en París en sus primeros años de carrera a los cuadros que pintó en Sevilla y en Segovia, las que le reportaron más fama como retratista de la España negra, incluidos sus paisajes castellanos o los retratos de personajes populares, nobles, toreros, artistas e intelectuales españoles e internacionales, durante sus 55 años de trayectoria profesional.

Lienzos como el conocido retrato de "El enano Gregorio el botero", propiedad del Hermitage de San Petersburgo; "Frente al Moulin Rouge", "Mujer de Alcalá de Guadaira", "La del abanico", el autorretrato que regaló al fundador de la Sociedad Hispánica de Nueva York y el "Retrato de la condesa Mathieu de Noailles".

El origen de la exposición radica en el encargo recibido hace cinco años por sus comisarios, Javier Novo, jefe del departamento de Colecciones del Museo, y el historiador de arte Mikel Lertxundi de revisar "exhaustivamente" la vida y obra del pintor eibarrés.

A Zuloaga, según han explicado ambos comisarios, le persiguió a principios del siglo XX la etiqueta de "antipatriota" por sus cuadros y retratos de personajes y pueblos de la llamada España negra, y, a raíz del golpe de Estado de Franco y de la posterior Guerra Civil, en la que se alineó en el bando nacional, la de pintor del régimen franquista.

De esta época es el famoso retrato que pintó, ya septuagenario, del dictador Franco ataviado con la gorra de los requetés navarros, camisa de la Falange y pantalón militar, y otro del fundador de la Legión, José Millán-Astray, que no se exhiben en la exposición.

Los comisarios han explicado que decidieron no incorporarlos a la muestra abierta al público desde mañana, 29 de mayo, hasta el 20 de octubre para evitar que su presencia "distorsionase" el objetivo de la misma, que es "rescatar" y "reivindicar" su figura y trayectoria artística más allá de su apoyo al régimen franquista.

No obstante, esta faceta final de Zuloaga como retratista de importantes personajes del régimen no ha sido obviada en la exposición, ya que en el catálogo que se ha elaborado se analiza de forma exhaustiva esta cuestión.

Además, en la muestra se exhibe el retrato que pintó al militar requeté navarro José María Huarte, comandante jefe del Ejército Nacional en Zarauz (Gipuzkoa) y del incendio del Alcázar de Toledo durante la Guerra Civil.

Los comisarios consideran que este apoyo al régimen franquista se debió a la intención del pintor eibarrés de "aprovecharse del régimen para promocionar su arte y su pintura" en la última etapa de su vida. No obstante, los comisarios han destacado que "Zuloaga es una figura artística de tal magnitud" que sobrepasa esta faceta de la vida del artista

Los comisarios han zanjado este debate opinando que "el régimen (franquista) se aprovechó de Zuloaga y Zuloaga se aprovechó del régimen".

Han agregado que del "éxito incontestable" del pintor guipuzcoano en la escena artística internacional dan prueba el que numerosas obras suyas acabasen diseminadas por colecciones particulares y de instituciones museísticas de todo el mundo, muchas de las cuales han sido reunidas para ser expuestas ahora en España por primera vez. 

Comentarios