domingo 23.02.2020

Perera vueve a pasar por el quirófano por una complicación en la herida

El torero pasa la noche "sin fiebre y con las molestias lógicas en estos casos"

Perera vueve a pasar  por el quirófano por una complicación en la herida
Perera vueve a pasar por el quirófano por una complicación en la herida

El diestro Miguel Ángel Perera, herido grave en una cogida en la plaza de toros de Burgos, ha vuelto a pasar este martes por el quirófano a causa de una complicación en la herida, un "pequeño sangrado", según fuentes médicas.

"Más que una operación, lo que se le ha practicado ha sido una revisión", informó a EFE el doctor Juan Manuel Aguado, cirujano jefe de la plaza de toros de Burgos, que el lunes operó a Perera inmediatamente después del percance.

Aguado inspeccionó la herida y percibió "un pequeño sangrado, que sin ser signo de nada alarmante, aconsejaba una nueva revisión en quirófano, pues la lógica hipotensión del lunes podía haber dejado algunas venas cerradas, que al incorporarse el martes el torero se le abrieron, haciéndole sangrar. Pero está todo controlado", precisó el cirujano.

"Hemos completado la hemostasia, que consiste en cohibir la hemorragia que había producido una vena colapsada que antes no sangraba porque el torero entró en la enfermería con la tensión muy baja", insistió el médico.

Perera ha permanecido en el quirófano alrededor de una hora en manos del doctor Aguado y su equipo, entre los que figuraba también un cirujano cardiovascular, como es habitual en este tipo de intervenciones.

La operación, que duró alrededor de una hora, se llevó a cabo bajo anestesia general, y el facultativo ha previsto que "después de un par de horas en reanimación" el diestro pasará a una habitación de planta.

Perera, que resultó herido por el tercer toro de la tarde durante la faena de muleta, se resistió en un primer momento a abandonar el ruedo, donde perdió mucha sangre, y finalmente fue intervenido en la misma enfermería de la plaza.

Sin fiebre y con molestias lógicas

El parte médico inicial señalaba "herida por asta de toro en cara posterior del tercio inferior del muslo izquierdo: Herida inciso-contusa con trayectoria anterior de aproximadamente 12 centímetros que produce desgarro muscular, rotura de venas colaterales y contusión del nervio ciático".

Trasladado al Hospital Divino Valles del Complejo Hospitalario de Burgos, donde ha pasado la noche "sin fiebre y con las molestias lógicas en estos casos", durante la visita del doctor fue cuando se decidió trasladarle nuevamente en ambulancia al Hospital General Yagüe, en el mismo complejo, en un trayecto de apenas cinco minutos.

"Ya ha quedado resuelto el problema -insistió Aguado-, dentro de la prudencia con la que hay que pronunciarse siempre que se producen estas intervenciones. Lo lógico es esperar entre 24 y 48 horas para ver cómo evoluciona la herida".

 El médico no quiso dar todavía plazos para la recuperación y vuelta a los ruedos de Miguel Ángel Perera, aunque avanzó que "si todo va bien, no tardará mucho en curarse".