domingo 5/12/21

 

Mario Martínez es un músico de esos que decimos de raza. Multinstrumentista. Hijo de músico, hermano de músicos, sabe que nadie te regala nada y que las dificultades siempre están en el camino cuando te dedicas a una profesión tan exigente como esta.  Por eso, no le dio ningún miedo grabar un tema en plena pandemia. A distancia. Con ensayos vía telemática. Así se gestó Existe un lugar, un tema que se grabó en diferentes espacios con los componentes de su banda para terminar siendo mezclado y masterizado en los estudios Santa Rosa de Santi Fernández, el batería de Los Secretos.

El resultado ha sido un midtempo que habla de las rupturas y de las esperanzas, con el sabor de la mejor tradición pop de nuestro país. Un tema que Mario Martínez escribió en solitario y que fue arreglado por Jon Kamiruaga. A partir de aquí comenzó un largo periplo para poder llegar al resultado final que ahora puedes escuchar en las plataformas digitales. Uno de los problemas añadidos era que lo que en un estudio se soluciona en segundos ahora debía ser enviado, escuchado y devuelto al estudio para corregirse. Lo que supone una más que comprensible ralentización del proceso. Hubo que escribir partituras detalladas de batería, José Carrizo, y de bajo, Héctor Navía, para poder ceñirse a la idea del artista. Toda una historia de pundonor y trabajo colaborativo.

Y es que la adaptación a estos tiempos ha sido obligatoria para la profesión artística y, en especial, la musical. A pesar de ello, todo el sector espera que este tipo de grabaciones queden en experimento, pero de todas estas experiencias se aprovecharán nuevos métodos para agilizar y optimizar el trabajo de la creación y la producción. Aunque como el propio Mario nos reconoce está deseando volver a trabajar juntos y poder experimentar esas sensaciones en el estudio que solo el contacto humano genera.

Ahora Mario Martínez está lleno de nuevos proyectos, alguno que van más alla de lo musical y esperamos poder contarlo aquí en Estrella Digital. Pero, sobre todo, está deseando volver a los escenarios tras un difícil intento en el Teatro Fígaro durante el estado de alarma. Luchar contra el comprensible miedo del público al contagio, a pesar de las exigentes medidas de seguridad, ha sido un esfuerzo titánico que ha superado con creces.

Comentarios