miércoles 25/5/22

Lang Lang: Un profesor me dijo que no tenía talento

El pianista chino Lang Lang, considerado uno de los mejores intérpretes del mundo, ha revelado hoy que dejó de tocar el piano unos meses cuando tenía 9 años, después de que un profesor le dijese que no tenía talento, pero lo acabó retomando porque "al final la música siempre se impone y nos mueve"

Lang Lang

Así lo ha relatado el maestro durante un encuentro con estudiantes de música de Gran Canaria, quienes durante una hora le han hecho preguntas sobre su carrera, preferencias y rituales antes de los conciertos, que básicamente consisten en dormir una siesta y comer frutas y galletas para salir al escenario "con un sabor dulce".

"En mi vida, fueron dos las veces en las que casi, casi me rindo. Con 9 años un profesor me dijo que no tenía talento y lo dejé durante varios meses. Y más adelante, de adolescente, no tenía demasiados conciertos y no sabía si era profesional o no, pero afortunadamente me quedé con mi sueño", ha contado Lang Lang a un centenar de músicos grancanarios en la sala de cámara del Auditorio Alfredo Kraus, un lugar que ha dicho "le inspira por su vista maravillosa" y donde tiene ganas de probar la acústica.

El pianista chino tocará esta noche en el Festival Internacional de Música de Canarias un repertorio compuesto por el "Arabesco en do mayor", de Schumann, y las "Variaciones Goldberg", de Johann Sebastian Bach, con repeticiones, en las que ha dicho llevar veintisiete años trabajando, especialmente para adaptar las ornamentaciones barrocas de Bach al piano moderno.

Lang Lang ha recordado cuando escuchó esta pieza interpretada por el pianista canadiense Glenn Gould, quien le hizo dejar atrás su visión de un Bach completamente "equilibrado" para darse cuenta de que se podían hacer otros sonidos y "escuchar las diferentes voces internas" de la pieza, que para nada mostraban ese equilibrio que le había atribuido en un principio al compositor.

De adolescente, ha dicho, sentía que Bach era una especie de dios y que, para tocar piezas como las "Variaciones Goldberg", necesitaba aprender mucha teoría, interiorizar las armonías, sus cadencias y hacer un análisis en profundidad sobre la pieza.

"Nunca encontré de joven la manera de expresar mis emociones con el estilo barroco, pero he evolucionado. En aquel momento pensé que no estaba preparado para ello y tocaba otras composiciones, de Mozart, Schubert, otras obras menores de Bach, Beethoven...", ha rememorado el músico, que apartó "durante mucho tiempo" esta pieza para luego recuperarla, pese a que la ha practicado toda su vida por ser "desafiante" y, por ejemplo, obligar a cruzar continuamente las manos y aprender las escalas.

Lang Lang ha explicado que el punto de inflexión para decidirse a interpretar esta pieza en público fue dejar de tocar las "Variaciones Goldberg" como si hubiese una cortina, algo para lo que le ayudó un maestro de Salzburgo que le impulsó a pensar en Bach como una persona sentimental y no como un compositor cuadriculado.

Así, ha relatado, logró "liberar" su corazón y conseguir el sonido especial de Bach, que, ha afirmado, no se puede interpretar como si se estuviese "en una clase".

Cuando la toca, ha abundado, está continuamente "asustado" de interpretarla en público, uno de los motivos por lo que pospuso la decisión de reproducirla en directo durante muchos años.

"Siempre que quise tocar esta pieza he sentido que no estaba preparado", ha expresado Lang Lang, quien ha aprendido a tocar esta obra "jugando bien sus cartas" y sabiendo en qué parte hacerla más triste, más rápida o más alegre, algo que "cambia mucho con cada concierto".

Preguntado por lo que significaba el éxito para él, Lang Lang ha señalado que es principalmente lograr una comunicación y conexión entre uno mismo, el instrumento y el público.

"Hace tiempo, cuando aprendía música nueva, me sentía muy emocional, con mucha pasión, pero eso no lograba trasladarlo al público. Ese es el primer desafío, extender esa emoción. Aunque por supuesto que para ello hace falta mucha técnica, y buena, y un montón de estudio... desafortunadamente", ha confesado.

Lang Lang ha apuntado que para tocar el piano, y cualquier instrumento en general, también se necesita "un fuego dentro" y, sobre todo, "no dejar que se apague nunca" porque es lo que le lleva hacia adelante y lo que, finalmente, se traduce en éxito. EFE

 

Lang Lang: Un profesor me dijo que no tenía talento
Comentarios