lunes 2/8/21

"Juana la Lorca", la farsa que traviste la historia para reivindicar al poeta

El artista multidisciplinar granadino Valeriano López trae al Festival de cine de Málaga su docuficción "Juana la Lorca", una farsa contra los tópicos lorquianos bautizada con el humor de una diva -Juan Moreno-, que también denuncia el manoseo de la "industria" levantada sobre el legado del poeta

Juana la Lorca

La obra, enmarcada en el espacio ZonaZine, destinado a las proyecciones más rupturistas y arriesgadas del festival, es el resultado de cinco años de trabajo que el director ha sacado adelante "de empujón en empujón", porque ha sido rodado de manera absolutamente independiente.

Un proceso "muy duro" que, sin embargo, ha servido para que sea "también muy libre, porque al final -ha dicho el creador en una entrevista con Efe-, hemos hecho lo que nos ha dado la gana".

La obra de Valeriano López (Granada, 1963) alterna y combina artes plásticas, escénicas y audiovisuales, partiendo de conceptos que le motivan y le remueven.

Y en este falso documental, donde se juega con hipótesis surrealistas, como el lugar donde reposan los restos mortales del poeta granadino, o la posibilidad de que dejara descendientes, López apuesta por la farsa, "en el sentido que entendía Karl Marx: la historia se repite dos veces, primero, como tragedia, y segundo, como farsa", aclara.

"Nosotros hacemos esa sátira en torno a la figura de Lorca, que es la misma situación en la que se ha visto el poeta sobre si buscamos o no buscamos sus huesos, si queremos encontrarlo, si lo elevamos a los altares o lo convertimos en mártir", protesta el autor.

Y Juana la Lorca "es ficción, pero lo contamos como real también por los tiempos que estamos viviendo, la posverdad y la imposibilidad de distinguir entre la verdad y la mentira; nosotros montamos este personaje al que da vida mi amigo Juan, que tiene muchos registros y daba muy bien para el personaje".

Un hallazgo el artista transformista Juan Moreno, divertido, lúcido, recitador magnífico y descarado en su papel de nieta de Lorca, que López aprecia por sus características de "gitano, travesti y flamenco".

"Y porque es capaz de acercarse a Lorca desde el travestismo; un imprevisto elemento de desorden que hace tambalearse los fundamentos de la marca Lorca, del negocio que hay montado en torno al poeta. El -reivindica López- con su máscara travesti denuncia cómo se ha construido el mito y la marca Lorca a base de maquillaje y retoque".

En la ficción, Juana la Lorca es un artista gitano que siempre había aborrecido a Federico García Lorca por su estereotipada visión de los gitanos, pero a raíz de un extraño sueño que gira en torno a su poema Son de negros en Cuba, empieza a sentirse inexplicablemente identificado con él.

Tanto, que termina adquiriendo una nueva y explosiva personalidad: la de Juana la Lorca, un nombre de guerra que le llevan a averiguar su verdadera identidad, su relación auténtica con el poeta y, de ahí, se le revelarán magníficas informaciones sobre la vida y la muerte de Federico.

"Esa es su misión, Juana es un Quijote travesti que se emborracha, se enloquece de lectura de Lorca y se hace lorquiana y está dispuesta a salvarle de este cautiverio que se le ha impuesto", explica López.

"Juana la Lorca" es una obra diferente y divertida que mezcla la comedia, el musical, la performance y el falso documental con el surrealismo y la devoción para reivindicar con humor la dimensión homosexual del Federico García Lorca más contestatario. EFE

Comentarios