sábado 14.12.2019

Jesús Vázquez: "Si no hubiera presentado "La Voz" habría mandado matar a mi sustituto"

Ha estado 15 días recorriendo España para encontrar candidatos y desde este viernes vuelve a ponerse al frente de "La Voz" con las grabaciones de las "audiciones a ciegas"

Jesús Vázquez: "Si no hubiera presentado "La Voz" habría mandado matar a mi sustituto"
Jesús Vázquez: "Si no hubiera presentado "La Voz" habría mandado matar a mi sustituto"

-¿Cómo va a vivir esta nueva edición?

-De maravilla. Conozco el formato de todos los países y me parece maravilloso. A nivel emocional, más que emociones que se pasan en la "family room" no hay en el plató. Las audiciones son maravillosas. Espero poderlo vivir con la misma ilusión e intensidad que en el primero. Como todos sabemos lo que va a pasar, estamos deseando que pasen las cosas.

-Después del éxito del año pasado de audiencia, ¿esto es ya apostar a caballo ganador?

-Hay que currar. Porque las expectativas son altas. El programa tuvo mucho éxito, la audiencia nos ha puesto el listón muy alto. Ellos son los que nos han dicho que les gusta, pero ahora quieren, exigen una calidad que les tenemos que dar. Tenemos esa presión positiva de tener que hacerlo como mínimo como el año pasado. Como mínimo hay que hacer la carrera para decir lo del caballo ganador.

-¿Qué diferencia este espacio de otros similares para que el resto no alcanze estas cuotas de audiencia?

-Este formato es potentísimo, la prueba es el éxito a nivel mundial, se ha convertido en el gran formato musical de talentos del planeta. Hay otros, pero el impacto global de éste en los últimos cuatro-cinco años no se recordaba en mucho tiempo,  lo que habla de que el formato en sí mismo es brutal. Luego, cuando uno tiene una cosa tan buena en sus manos sería muy torpe no cuidarla como se merece. Telecinco lo está tratando como una gran joya, se han volcado en él, han tirado la casa por la ventana. También influye la sinergia, que es lo que diferencia a nuestro grupo de otros. Nosotros estamos en contacto unos con otros, lo mismo hablas con María Teresa, que con Ana Rosa, Jorge, hay comunicación constante, incluso Pedro Piqueras habla del programa y luego se viene a verle, porque es fan. A la gente le gusta ver que tenemos buen rollo entre nosotros.

-¿Puede aportar algo Antonio Orozco que no tuviera Melendi?

-Todavía lo conozco poco, pero en ese poquito que le he visto en ensayos me parece un chico super tierno, muy dulce hablando, educado, viene con una actitud maravillosa, está emocionado, igual que nosotros, porque estaba en nuestra lista de favoritos, y entregado, con ganas, le encanta el formato, quiere hacerlo todo muy bien, y todo eso suma. Eso sin contar con su voz maravillosa, muy "calentita".

-¿Los otros tres "coaches" seguirán sorpendiendo o serán ya un poco resabiadillos?

-Creo que sí porque este programa, por mucho que uno se lo sepa, tiene ese factor que no podemos manejar ninguno, que es la emoción que genera el propio formato. No se puede controlar, es todo muy de verdad, intenso y emocionante. Todo eso hace que ellos mismos se sorprendan una y otra vez. Nunca había estado en un programa en el que las emociones corrieran de esa forma, lloramos, nos abrazamos...

-¿Ha tenido que viajar más que en la anterior edición por el tema casting, por aquello de ser más candidatos?

-No, básicamente igual. Hemos estado quince días viajando por toda España, dando sorpresar, lo que es muy bonito y muy difícil, sobre todo por las redes sociales, porque llegamos a un pueblo y me llevan casi escondido en el maletero porque en cuanto alguien te ve lo dicen por las redes. El año pasado me veían pero no sabían a qué iba, pero este año sí, en cuanto llegamos, como un elefante con una cacharrería... Hemos tenido que hacer encaje de bolillos para escondernos.

-¿Qué tal el casting de este año?

-Potente, muy potente, sólo puedo decir eso, y muy buenas voces, y sorprendente por sus perfiles, me han sorprendido sus historias vitales, las cosas que les pasan. Tenemos mucha suerte, porque se presenta mucha gente. Esta vez ha sido empezar el casting y tener un aluvión de voces.

-¿Se conforma con los 5 millones de audiencia media de la primera temporada?

-Lo firmaba ya mismo. Me apunto a lo de virgencita, que me quede como estoy. No pido más.

-¿En un programa como éste gana al final la mejor voz?

-Gana la voz que decide la audiencia. Yo vi el año pasado irse a voces que también creí que podían ganar. No es que Rafa no pudiera ganar, porque tiene una voz prodigiosa y es un dignísimo y merecidísimo ganador, pero ese es el único talón de aquiles de este formato, que es un concurso donde sólo puede ganar uno. Tenía favoritos, y Rafa estaba entre los tres míos, pero también Briggita, una chica negra, así como Angélica, Neus... Es cuestión de gustos, pero que había más de una voz que merecía ganar, es lo que te da rabia de este programa, no es justo que voces tan buenas se vayan.

-¿Cree que los concursantes habrán aprendido de las audiciones y llegarán ya sabiendo con qué "coach" quedarse?

-Casi todo el mundo que se presenta al programa ya lo conocía. Puede que haya predilección por el equipo de Bisbal, pero ya pasó el año pasado, que tuvo el mayor porcentaje de gente que quería ir con él. No es lo más importante para ganar el estar en un equipo o en otro, sino conquistar a la audiencia con tu voz.

-¿El que la cadena haya vuelto a contar con usted para su programa estrella quiere decir que es usted su gran estrella?

-Digamos que me tiene en alta estima. Cuando uno monta un proyecto y todo sale bien lo natural es volver a hacerlo con la misma gente, y en esta ocasión, salvo Melendi, que no hemos podido cuadrar su agenda, somos los mismos. Hacer experimentos con algo que funciona no sería acertado y yo me vería obligado a mandar matar a quien me hubiera quitado el puesto. Para evitar malos rollos y muertes misteriosas me han puesto a mí.

-¿También va a presentar "La Voz Kids"?

-Sí, y me apetece muchísimo. Trabajar con niños es difícil pero muy reconfortante, son muy espontáneos y te dan momentos increíbles en TV. Va a ser durísimo, porque es muy duro decirle a un niño que se queda o no, pero el formato es así y habrá que hacerlo.

-¿Ya tiene preparados sus "modelitos" para esta edición de "La Voz", después de lo llamativos de la anterior?

-Sí, estamos en TV y la imagen hay que cuidarla. Tengo un estilista maravilloso, Roberto Larosa, que ya me ha planteado un montón de ideas, y el vestuario va a ser muy chulo.

Jesús Vázquez: "Si no hubiera presentado "La Voz" habría mandado matar a mi sustituto"