jueves 27/1/22

El arte urbano vuelve a manifestarse en la ciudad de Madrid de una forma muy peculiar. Ciento cincuenta cámaras de seguridad falsas llenan la fachada de un edificio de la calle Almortas simbolizando la preocupación de la seguridad en una sociedad moderna como la actual.

La sensación de ser continuamente observado es un problema constante que ha llevado a serios debates en la actualidad. El anonimato está obsoleto.

La sátira es una creación del artista urbano SpY, ya apodado como el Banksy español. Denominado como un agitador de conciencias madrileño, pretende generar un debate sobre la excesiva vigilancia a la que estamos sometidos.

Comentarios