miércoles 01.04.2020

Escasas reediciones para conmemorar el centenario de la muerte de Mark Twain

Las editoriales Anaya y Menoscuarto recuerdan al autor de 'Las aventruas de Tom Sawyer'

Para las editoriales españolas el centenario de la muerte del creador de Tom Sawyer, Mark Twain, ha pasado casi desapercibido, con escasas reediciones de las obras de uno de los escritores de aventuras más célebres de EE.UU.

Samuel Langhorne Clemens (Florida, 1835), conocido por el pseudónimo de Mark Twain, murió un 21 de abril de 1910 en Redding, en el estado de Conecticut, siendo reconocido internacionalmente como escritor durante los últimos años de su vida.
Pero mañana el centenario de su muerte sólo será recordado en España por unas pocas editoriales, entre las que se encuentra Anaya con una versión adaptada, para niños de 12 a 17 años, de su obra más célebre, Las aventuras de Huckleberry Finn, escrito por Twain en 1884 y considerada la primera novela moderna de la literatura estadounidense.

En ella, el autor retrata a Huckleberry Finn, amigo de Tom Sawyer, y ambienta la novela también a orillas del Mississipi, como lo hiciera unos años antes en Las aventuras de Tom Sawyer (1876), de carácter autobiográfico y en las que retrata el fenómeno de la esclavitud.

Grandes valores

La encargada de adaptar Las aventuras de Huckleberry Finn para Anaya ha sido la catedrática de Literatura Lourdes Íñiguez Barrena (Córdoba), quien saca del libro sus mejores lecciones de amistad, lealtad, tolerancia y solidaridad.

Debolsillo también se ha acordado estos días del popular humorista y escritor estadounidense con la reedición de sus Cuentos selectos, que reúne los mejores relatos de Mark Twain, un género con el que afiló su narrativa y ganó numerosos lectores.

Los cuentos de Twain se caracterizan por sus tramas, por su ingeniosa inventiva, por sus inolvidables personajes y por su retrato de la vida norteamericana. Sequitur ha apostado por rendir homenaje al autor con la reedición ¿Ha muerto Shakespeare?, publicado originalmente en 1909 y que se encontró entre los manuscritos inéditos que posteriormente formarían su Diario y Autobiografía.

También la editorial Menoscuarto ha querido sumarse a su pequeño homenaje a uno de los padres fundadores de la literatura estadounidense, con la recuperación para la ocasión de su relato El billete de un millón de libras esterlinas, escrito por Twain en 1893. Una de las principales fuentes de inspiración del autor fue el río Mississippi, a cuyas orillas se trasladó a vivir en Missouri con tan sólo cuatro años de edad.

A los doce años, Twain comenzó a trabajar en el periódico local como aprendiz, época en la que falleció su padre de neumonía, y no fue hasta 1851 cuando comenzó a publicar algunos relatos de viajes breves en el periódico propiedad de su hermano mayor.

A Mark Twain le tocó vivir trágicos momentos, con la muerte en 1904 de su mujer Olivia Landon, con la que se había casado en 1870, y seis años después (1910) de su hija a consecuencia de una meningitis. De la muerte de su hija Susy no se recuperó y falleció cuatro meses después, el 21 de abril de 1910, después de recibir, entre otros, el doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford (Reino Unido).



Escasas reediciones para conmemorar el centenario de la muerte de Mark Twain