lunes 18/10/21
LA BUSQUEDA DE SUS RESTOS

Cervantes y su especial relación con la orden Trinitaria

El autor de El Quijote ayudó en la construcción del convento de las Trinitarias, ya que fue esta orden la que le liberó de su cautiverio en Argel. Francisca Romero, su fundadora, fue la que le concedió el permiso especial para poder ser enterrado en el convento

IMG_0785
Convento de las Trinitarias.

Si de un plumazo desaparecieran del barrio de las letras de Madrid todos los carteles publicitarios de tiendas, bares, hoteles y demás; si los coches y furgonetas cargados de mercancías y humo se sustituyeran por carros tirados por animales, parecería pleno siglo XVI. Y así es. Este barrio, el de Las Letras, situado en el centro de Madrid y a escasos mil metros de la puerta del Sol, todavía conserva esa esencia del Siglo de Oro. Calles empedradas, estrechas y rodeadas de edificios señoriales con enormes balcones.

Por estas mismas calles paseaban hace alrededor de 400 años Miguel de Cervantes, Luis de Góngora o Francisco Quevedo. Referentes de la literatura española y principales culpables de que el siglo XVI en España sea considerado como el Siglo de Oro de nuestra literatura. En este barrio donde ahora se buscan los restos del literato, hizo parte de su vida Miguel de Cervantes. Allí estaba su domicilio y allí posiblemente fue enterrado, precisamente en el Convento de las Trinitarias, donde se están llevando a cabo las excavaciones con georadar para encontrar los restos del escritor.

 "Para enterrarse en una Iglesia conventual hace falta un permiso especial"

Pero hay algo relevante en este Convento de las Trinitarias: es una iglesia conventual. “La diferencia con una iglesia parroquial es que en esta última se enterraban todas las personas del barrio o del entorno, mientras que para enterrarse en una Iglesia conventual hace falta un permiso especial”, relata Fernando Prado, uno de los investigadores que trabaja en el equipo del Profesor Francisco Etxeberria, a EstrellaDigital.es. ¿Pero qué hizo Cervantes para ganarse ese permiso especial y poder ser enterrado en este convento?

Su relación con los Trinitarios comenzó años atrás. Fue esta orden la que le liberó del cautiverio de Argel, donde él y su hermano estuvieron presos. Los padres trinitarios reunieron los 500 escudos necesarios para conseguir su libertad y Cervantes volvió a España. Tras ser liberado, trabajó en Andalucía como comisario de provisiones de la Armada invencible. Él era el encargado de recaudar impuestos, casa por casa. Una falsa acusación le llevó de nuevo a la cárcel, donde comienza a engendrar ‘El Quijote’. Cuando Cervantes se entera de que se va a construir un Convento de la orden Trinitaria decide ayudar en todo lo posible.

Era el año 1609 y su fundadora Francisca Romero, que era hija Julián Romero, maestre de campo favorito de Felipe II, era la que llevaba a cabo la construcción. “Doña Francisca tenía una enorme devoción por la figura de su padre, el cual era un veterano de guerra y estaba también mutilado. Por eso quería levantar un convento en su honra y memoria. Además Francisca Romero se enternece por este hidalgo pobre, veterano de guerra y mutilado que está ayudando desde el principio y le recuerda a la figura de su padre”, relata el profesor Fernando Prado a este periódico.

 “Están Cervantes, su esposa, su casero, así como los restos de familiares de la primera fundadora y los restos de los fundadores del convento actual"

Su humilde y desinteresada ayuda a la Orden Trinitaria le valió el permiso especial, para que tanto Miguel de Cervantes, como su esposa pudieran ser enterrados en este convento. Aunque hay más gente enterrada en esta cripta: “Están Cervantes, su esposa, su casero, así como los restos de familiares de la primera fundadora y los restos de los fundadores del convento actual, los marqueses de La Laguna. Osea que en un área muy reducida hay al menos cuarenta individuos”, aclara Prado, licenciado en Genealógica y Heráldica.

Este sábado, tras pocas horas de trabajo de campo en el convento, los investigadores encontraron un nicho con las iniciales M.C., pero en su interior hallaron huesos de decenas de personas, incluidos niños que habrá que analizar. “En la cripta está el 90% de los enterramientos, sino está en la cripta, solo quedan cuatro tumbas, de las cuales dos son factibles, es decir, son habas contadas, si no es un sitio es otro”, comenta el profesor Fernando Prado.

“Hay arqueólogos, osteólogos, osteoarqueólogos, especialistas en ADN, conservadoras del museo del traje que están analizando los tejidos que encontramos”, un gran equipo, que varía según la jornada y todos ellos dirigidos por el profesor Etxeberría, conocido también, por ser el encargado de la búsqueda de los restos de los hijos de José Bretón.

 “En la cripta está el 90% de los enterramientos, sino está en la cripta, solo quedan cuatro tumbas, de las cuales dos son factibles"

Un barrio de Las Letras que en estos días se ha visto envuelto en la algarabía. Los guías lo tienen claro, “ese es el convento dónde están buscando los restos de Cervantes”, aclara a un grupo de unas quince personas que pasean por la zona. Andando por sus calles, todos pueden sumergirse en la magia de la literatura española y hasta pisar algunas rimas de Béquer (“Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar y otra vez con el ala en sus cristales jugando llamarán) o algún que otro texto de Góngora (Ande yo caliente y ríase la gente. Traten otros del gobierno Del mundo y sus monarquías, mientras gobiernan mis días mantequillas y pan tierno…Ande yo caliente…).

Historia, literatura y arte (en este mismo barrio se construyó el Teatro Español en 1583 uno de los primeros de nuestro país). Un barrio con vida, que gira en torno al mundo de las letras y que ahora vuelve a ser noticia porque un grupo de investigadores quieren encontrar a su máximo exponente, el autor de la novela española más universal de la historia: ‘El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha’.

Comentarios