viernes 27/5/22

Quizás no sea la mejor periodista del mundo, ni de España, ni de Madrid, ni de Mediaset, ni de la sección de deportes de Telecinco, pero ni ella mató a Manolete ni hundió el Titanic ni es la culpable de la crisis económica del país. Desde estas mismas líneas hemos hablado otras veces de la reportera menos dicharachera de esa casa, pero sí la más popular, pero tampoco es justo que ella cargue con el muerto cuando en este caso han sido muchos los asesinos.

De acuerdo que al término del partido volvió a liarla con la frasecita de "sorprende que Cavani no haya marcado ninguno de los ocho goles. A mí por lo menos me sorprende" (y al resto de los mortales también porque el jugador del que se habla para el Real Madrid, por muy bueno que sea, no podía golear desde el banquillo), pero ninguno de sus ilustres compañeros, con Carreño y Maldini al frente, le pudo desdecir hasta que no vieron el resumen del choque entre taitianos y uruguayos.

Para colmo, y en tiempos en los que las tecnologías le permiten a cualquier comentarista estar al corriente de todo lo que sucede en el estadio donde él está y en cualquier otro del mundo, el mismísimo Carreño, uno de los célebres "Manolos" de Cuatro, ya había hecho de Carbonero mucho antes, en plena retransmisión del España-Nigeria. A medida que iban llegando los goles del otro partido, el Uruguay-Tahití, él iba comunicándolos a la audiencia, y ya con el 5-0 se sorprendía de que ni Luis Suárez ni Cavani hubieran anotado todavía ninguno de los tantos.

Lo peor de todo es que Energy, otro canal del grupo Mediaset, estaba ofreciendo ese apasionante partido, como lo han sido todos los de Tahití en esta Copa Confederaciones, y era relativamente fácil el que alguien les hubiera sacado de la duda desde el principio, de no haber hecho ellos mismos los deberes de ver la alineación de los uruguayos, que, como las del resto de competidores de cualquier torneo, se suele dar con cierta antelación.

De Carreño y compañía no han hablado ahora tampoco las redes sociales. Sus comentarios no han sido "trending topic" como los de su compañera, de la que se ha vuelto a recuperar el #GraciasSara y, por supuesto, su pregunta en el último Mundial de Suráfrica a Iniesta, cuando le dijo si no le hubiera gustado tirar alguno de los penaltis, recordándola inmisericorde el albaceteño que ya lo había hecho. 

Carreño, Maldini y los demás compañeros de Sara en este torneo brasileño deberían de salir y decir lo de "Carbonero somos todos", porque en ese grupo parece difícil encontra alguien que pueda tirar la primera piedra porque esté libre de pecado.

Carbonero somos todos