sábado 14.12.2019
ELLA LO NIEGA

Bertín Osborne también cayó en los brazos de Ana Obregón

El presentador de En la tuya o en la mía, a raíz de la entrevista que le hizo en su programa a la polifacética actriz, ha declarado que se “enrollaron” cuando tenían 22 años

Ana Obregón junto a Bertín Osborne. | Twitter
Ana Obregón junto a Bertín Osborne. | Twitter

El currículo amoroso de Ana Obregón es de lo más abultado. Desde que en su más tierna juventud iniciara una relación con el por aquel entonces chico de moda, Miguel Bosé, la bióloga convertida en intérprete más famosa del país no ha parado de dar tumbos de hombre en hombre.

La nueva conquista que engorda su experiencia en el terreno sentimental es el mismísimo Bertín Osborne, con el que después de la entrevista que el cantante le hizo en su programa, En la tuya o en la mía, se desataron rumores de que entre ellos había más ‘feeling’ del habitual

Pese a que ella desmintió la hipótesis al asegurar que sólo era buenos amigos, ahora Bertín ha decidido hablar y destapar el bombazo informativo de la semana: "nos enrollamos cuando teníamos 22 años". El actual marido de Fabiola Martínez, con la que tiene dos hijos, ha hablado para la revista Pronto, donde ha desvelado este secreto capítulo de su vida.

pronto

Apostilla que “no fue relevante” y que ahora sólo disfrutan de “una bonita amistad”, aunque deja claro que sí que hubo algo más cuando él estaba soltero y empezaba a despuntar en el mundo de la música y ella ya era una actriz conocida en España. También aprovecha para hablar de su familia, a la que lleva mal no ver pos muchos días seguidos debido a la gira en la que está inmerso por el nuevo trabajo discográfico que ha lanzado al mercado: "Fui padre muy joven y no he visto crecer a mis hijas. No quiero que eso me pase ahora con los niños, cada vez crecen más deprisa y llevo fatal no verles dos o tres días seguidos”.

Los amores de ‘Anita la fantástica’

Bertín es el último personaje conocido en aparecer en la lista de los numerosos romances que Ana Obregón ha mantenido a lo largo de su vida. Todo comenzó cuando, siendo aún una adolescente, empezó a salir con el cantante Miguel Bosé, ídolo de todas las jovencitas. Ana se convirtió en la más envidiada, pero todo quedó en un noviazgo fugaz.

Tras él llegó el paso a la monarquía. Obregón llegó a Mónaco y triunfó por donde pisó. El por aquel entonces príncipe heredero Albertp puso los ojos en esa chica española que paseaba por tierras monegascas como Pedro por su casa, con la naturalidad que normalmente le caracteriza. El romance, confirmado por parte de la actriz, no pasó a mayores, pero quedó archivado para siempre en el capítulo de los romances reales de la biografía de la ‘celebrity’.

ANA-OBREGON_MDSIMA20140714_0299_1

Con el italiano Alessandro Lequio siguió la senda monárquica, esta vez española, con este pariente del Rey emérito. Álex Lequio fue el fruto de la relación entre ambos, que acabó con una infidelidad por parte del mismo con la modelo Mar Flores, de la que Anita se enteró gracias a la portada de la revista Interviú.

Fernando Martín, el que para ella fue siempre su gran amor, falleció en un momento en el que Obregón y él estaban distanciados, algo que quedará marcado para siempre en la memoria de la bióloga. El jugador de baloncesto es y será siempre su amor verdadero.

Con el futbolista Davor Suker protagonizó alguna que otra portada, y pese a que acabó en fracaso (“era demasiado bueno”), le recuerda con cariño. El modelo polaco Darek fue su último novio reconocido, hasta que apareció Susana Uribarri, otra ‘madurita’, y se lo llevó de calle.

00040FF4-1D31-13A1-A7300C01AC1BF814

Con David Beckham Ana tocó el cielo de los ‘tíos buenos’. Copó gran parte de las portadas de sociedad de los medios ingleses, donde se comentó el supuesto romance que hubo entre ambos. La anécdota de la pelea entre ella y Vicky Beckham en el gimnasio está ya más que manida, pero recordarla siempre saca una sonrisa. Imaginar como la ‘Spyce pija’ agarra (palabras literales de Obregón) del tirante de la camiseta a la supuesta amante de su marido mientras le espeta que le deje en paz, no tiene precio. Anita dejó claro que era él el que la estaba atosigando a mensajes, algo más que cuestionado.

La guinda del pastel se la lleva Miki Molina, con el que fue pillada mientras mantenían relaciones sexuales en el interior de un coche aparcado en mitad de la calle. Todo un escándalo que, con el paso de los años, queda como una de las miles de anécdotas de la vida de este personaje televisivo que, guste más o guste menos, marcó una época. 

Comentarios