lunes 16.12.2019
MANDA UN COMUNICADO

Andreíta pide que se respete su "derecho de anonimato"

La joven, hija de Belén Esteban y Jesulín, ha hecho público un escrito que ha sido difundido a través de su abogado, en el que pide respeto pese a que sus padres sean personas conocidas

Andrea Janeiro junto a Belén Esteban. | Imagen de archivo
Andrea Janeiro junto a Belén Esteban. | Imagen de archivo

A Andrea Janeiro nunca le han gustado los medios de comunicación. No es como Chabelita (hija de Isabel Pantoja) o Gloria Camila (hija de Rocío Jurado), que han decidido hacer de la pequeña pantalla y las portadas de las revistas su profesión. La hija de Belén Esteban y Jesulín de Ubrique siempre ha preferido mantenerse en un segundo plano, y tan solo tuvo un pequeño acercamiento con las cámaras cuando su madre participó en 'Gran Hermano VIP' y ella no dudó en animarla durante todo el concurso. 

La joven llevaba una vida más o menos tranquila fuera del ojo mediático, pero ahora que ha cumplido la mayoría de edad todo ha cambiado en la vida de la estudiante. Andreíta dice sentirse sometida después de cumplir 18 años el pasado verano, y ha mandado un comunicado a la prensa, que ha emitido su despacho de abogados, con el que pide respeto hacia su persona.

"Con motivo de la presión mediática a la que me estoy viendo sometida, muy especialmente desde que alcancé la mayoría de edad, quiero pedir públicamente a los medios que pongan fin a dicha situación y a la vulneración de mis derechos al honor, la intimidad y a la propia imagen que se viene produciendo a lo largo de los últimos meses. Soy consciente de que tanto mi madre (Belén Esteban) como mi padre (Jesús Janeiro) son personajes públicos, pero, aun cuando lo respeto profundamente, por mi parte nunca he participado de ningún modo en esa exposición pública. He sido, y soy, coherente y consecuente con mi voluntad de permanecer ajena a los focos, y trato de preservar mi intimidad en la medida de lo posible pese a mis específicas circunstancias familiares. Por todo lo anterior, ruego, y agradeceré, que se respete mi deseo, y mi pleno derecho, de vivir en el más estricto anonimato; reservándome, en caso de no ser así, las acciones legales que procedan para salvaguardarlos".

Comentarios