sábado 19.10.2019
LA POLéMICA DE LAS CABALGATAS DE MADRID

La verdadera historia de la ‘reina maga’ del Papa Francisco

La niña que, vestida de Rey Mago, se acercó a llevar una ofrenda al Papa era en realidad una "Sternsinger" alemana. Una tradición de los últimos años en el Vaticano que lleva a niños vestidos de personajes del Belén a la primera misa papal del año. De momento, no parece que el Papa entre en los asuntos municipales de Carmena

Varios niños vestidos de reyes magos en la Miosa del papa por Año Nuevo, en El Vaticano. | Twitter ACIPRENSA
Varios niños vestidos de reyes magos en la Miosa del papa por Año Nuevo, en El Vaticano. | Twitter ACIPRENSA

A pocas horas de que las casas españolas se llenen de regalos siguiendo la tradición de los Reyes Magos, una mujer disfrazada de Rey Mago desfilará en la cabalgata del distrito madrileño de San Blas. Antes, en la primera Misa del Papa del año, el 1 de enero, una foto conmovió las redes sociales satélites de Podemos y el grupo de concejales en Madrid que respaldan a Manuela Carmena: una niña vestida de ‘reina maga’ se acercó con las ofrendas al Altar de San Pedro, donde oficiaba Francisco. ¿Acaso apoya el Papa de Roma las decisiones de la alcaldesa de Madrid? La conclusión parece exagerada, sobre todo si se tiene en cuenta que la niña era una ‘Sternsinger’ alemana (cantante de la estrella, literalmente), una de los 50 niños que cada año van al Vaticano por estas fiestas.

Manuela Carmena, curiosamente, mantiene excelentes relaciones personales con la Jerarquía eclesiástica, lo que no ha impedido que en su primer año de mandato haya un cierto pinchazo de las celebraciones religiosas de la Navidad. Un belén venido a menos, árboles de cajas de cartón en el Ayuntamiento, cabalgatas ‘sui generis’, han puesto la mosca tras la oreja. La decisión basada en la igualdad de género, de que una mujer represente el papel de Rey Mago en una cabalgata de barrio, desató las críticas de la oposición del PP. Parecía que el Papa quería dar un zasca a la propia Esperanza Aguirre.

Pero, de momento, parece que el Sumo Pontífice no va a entrar en la política municipal madrileña. La agencia ACIprensa explica que la niña Charlotte Niza, de doce años, era una de los 50 chicos “servidores del altar” de la localidad alemana de Eichstätt que este año fueron a Roma para la Misa del 1 de enero. La tradición alemana es que estos niños, durante la Navidad, vestidos de Reyes Magos, postulan por la calle para buenas obras.

Según relata ACI, al menos desde 2012 un grupo de estos niños –cada vez de una localidad– acude a la Misa y hace la ofrenda ante el Papa. Son niños y niñas, por lo que fue la casualidad la que quiso que la niña Charlotte acompañara a Stefan Waldau (10 años) y Ulrich Bittl (también de 12 años).

Hay dos rarezas en realidad en esta anécdota. Por un lado, que procedieran de Alemania, país mayoritariamente protestante. Sin embargo, en el sur de Alemania hay mayor población católica. La otra rareza es que estos niños se vistan de reyes magos, ya que esta es una tradición señalada en España, no tanto fuera de nuestro país.

De momento, parece que la naturalidad de que los niños se acerquen al Papa continuará en El Vaticano, al margen de las políticas de género de las Juntas de distrito de Madrid donde gobierna Ahora Madrid.

Comentarios