lunes 14.10.2019
LA DISCRETA AGENDA DEL REY ABDICADO

Torrejón deja pasar a aviones privados… si en ellos va don Juan Carlos

Los aviones "ejecutivos" han desaparecido de la Base Aérea de Torrejón y solo operan desde Barajas. Salvo que el rey don Juan Carlos haga uno de sus desplazamientos privados. El rey abdicado viajó hace semanas en un avión privado que partió de Torrejón

Varios cazas estacionados en la plataforma de la Base de Torrejón. | Ejército del Aire
Varios cazas estacionados en la plataforma de la Base de Torrejón. | Ejército del Aire

El rey Juan Carlos viajó ayer a Arabia Saudí en un vuelo del Grupo 52 de la fuerza aérea que salió de Torrejón. Pero el rey abdicado no ha perdido el hábito de usar la gran Base Aérea de las afueras de Madrid, ni siquiera cuando hace sus desplazamientos privados.

Los aviones privados desaparecieron de la Base Aérea de Torrejón hace unos años. Barajas acogió a la llamada “aviación ejecutiva” y Torrejón pasó a ser un coto cerrado para aeronaves militares. Entre otros allí están alojados un ala de cazabombarderos F-18, el Grupo 52 de transporte de autoridades y los aviones apagafuegos de la Unidad Militar de Emergencias. También es la sede de CAOC, el mando aéreo de la OTAN para Europa Occidental, entre otras unidades de carácter más o menos secreto. Los uniformes dominan el lugar, salvo cuando viaja Juan Carlos I.

No es el caso de otros desplazamientos privados de otros miembros de la Casa Real, que usan las instalaciones de este tipo de aviación comercial, cómoda, práctica y carísima, en el aeropuerto de Barajas.

El rey Juan Carlos, tras su abdicación, mantiene una actividad privada propia de un jubilado de alto nivel, que compatibiliza con altas funciones del Estado, como este viaje a ver al nuevo rey saudita. El hecho de haber abdicado no ha reducido un ápice la impenetrabilidad de su sistema de seguridad. El viejo rey se mueve por Madrid, por España, e incluso por el mundo con enorme discreción, salvo cuando lo pillan los paparazzis o un curioso con smartphone en la mano.

El uso de la Base Aérea de Torrejón es una muestra más de que la seguridad en torno a don Juan Carlos no se relaja un ápice.

Comentarios