jueves 18.07.2019
incertidumbre en defensa

El tiempo puede acortar la lista de candidatos a JEMAD

La tranquilidad de la ministra para renovar la cúpula militar se está convirtiendo en inquietud de muchos tenientes generales, cuya fecha para pasar a la reserva se va acercando. El más inminente, el inspector general del Ejército, el teniente general Ricardo Álvarez Espejo

El teniente general Álvarez Espejo, en una imagen de archivo.
El teniente general Álvarez Espejo, en una imagen de archivo.

El nerviosismo aumenta entre los tenientes generales del Ejército de Tierra, de entre los que saldrá el nuevo mando supremo de las Fuerzas Armadas. La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, sigue sin dar pistas sobre cómo o cuándo cambiará a la cúpula militar y el tiempo corre en contra para muchos de los candidatos que ven cómo la fecha de paso a la reserva se acerca.

Cospedal mantiene la misma dirección en los ejércitos y el Estado Mayor de la Defensa desde que llegó al cargo en noviembre, tras un año de Gobierno en funciones que ya tuvo paralizada cualquier tipo de renovación, con lo que los mandatos castrenses se alargaron un año más de lo previsto. Pero ahora, casi cuatro meses después, los generales de tres y cuatro estrellas del Ejército de Tierra – de donde procederá el próximo Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) según el sistema no escrito de rotación entre los tres ejércitos- continúan conteniendo la respiración. Especialmente aquellos a quienes se les acerca la fecha de pasar a la reserva. El caso más inminente es el del inspector general del Ejército (IGE), el teniente general Ricardo Álvarez Espejo, cuya fecha tope en el Ejército está señalada en rojo el día 2 de marzo.

Este teniente general es uno de los nombres que ha sonado para ocupar tanto el cargo de JEMAD como el de JEME, pero hace apenas dos meses él mismo anunció su paso a la reserva. En un discurso para celebrar el día de la Inmaculada, patrona de Infantería, el teniente general se despidió de su cargo al mando del Cuartel del Bruc, en Barcelona, se despidió del puesto.

En ese momento, se cumplirán 10 años en los tres empleos de general, con lo que pasaría automáticamente a la reserva, pese a no haber cumplido los 65 años. En el caso de los generales, el paso a la reserva se puede producir por antigüedad en los empleos o por edad. Así, los generales pasarán a la reserva cuando lleven “cuatro años en el empleo de general de brigada, siete años entre los empleos de general de brigada y general de división y diez años entre los anteriores y el de teniente general”, según la Ley de la Carrera Militar. El tope por edad está fijado en los 65 años.

Sin embargo, estas normas no se aplicarían en caso de que el teniente general Álvarez Espejo fuera elegido antes del 2 de marzo para ocupar el puesto de JEMAD o como Jefe de Estado Mayor del Ejército (JEME). Tampoco se aplicarían estas normas para el actual JEME, Jaime Domínguez Buj, general de Ejército.

Las quinielas que llevan hechas desde 2015, cuando se esperaba un cambio de Gobierno tras las elecciones del 20 de diciembre, continúan abiertas, aunque poco a poco los candidatos irán decreciendo a medida que pase el tiempo.

Así, Cospedal mantiene al actual JEMAD, el almirante general Fernando García Sánchez, pese a las discrepancias que existen tanto con la ministra y su equipo como con los tres ‘jemes’, a cuenta del planeamiento de la Defensa. García Sánchez ha hecho que todos se pongan de acuerdo en su contra por sus criterios especialmente en lo referente al planeamiento de la Defensa, en cuyo borrador trabaja la cúpula del EMAD.

Parálisis también en el Ministerio

La máxima de trabajo en el Ministerio de Defensa también continúa siendo “tranquilidad”. La ministra no ha nombrado aún tres direcciones generales de su departamento: Asuntos Económicos (Digeneco), Reclutamiento y Enseñanza Militar (Digerem) y Política de Defensa (Digenpol). De hecho, todos esos cargos están sin ocupar y con generales "en funciones".

Hasta el momento, la ministra solo ha nombrado dos cargos políticos -el secretario y el subsecretario de Estado- y al secretario general de Política de Defensa, el almirante Juan Francisco Martínez Núñez, que ocupaba previamente el cargo de Digenpol.