miércoles 16.10.2019
MADRID

Los amigos del marido de Carmena y la ‘operación Chamartín’

Jesús Espelosín, exconcejal de Urbanismo con Tierno Galván y compañero de Eduardo Leyra cuando éste dirigía la Oficina del Plan de Urbanismo de la capital, escribió recientemente un libro en contra del proyecto urbanístico

La candidata de Ahora Madrid a la Alcaldía de Madrid, Manuela Carmena. | Europa Press
La candidata de Ahora Madrid a la Alcaldía de Madrid, Manuela Carmena. | Europa Press

El programa de Ahora Madrid lleva como 4º objetivo dentro del distrito Chamartín: “Impulsar la paralización de la ‘operación Chamartín’”. El proyecto no suena desconocido en casa de los Leyra-Carmena. La operación Chamartín nació bajo la dirección de Jesús Espelosín (PSOE) como concejal de Urbanismo de Madrid. Eduardo Leyra, arquitecto y marido de la candidata por Ahora Madrid, fue un cargo de confianza de Espelosín durante el Gobierno de Tierno Galván. Leyra entró en el Ayuntamiento madrileño como director de la Oficina Municipal del Plan Urbanístico, precisamente para hacerse cargo de la revisión del mismo.

Pasó la época socialista en la capital, pero nunca la operación Chamartín. El proyecto se quedó estacando durante veinte años y quizá, Manuela Carmena, lo paralice de nuevo. Aunque no difiere mucho el plan diseñado por los socialistas en 1993: levantar viviendas, oficinas y parques, con el anunciado el pasado 30 de enero: soterrar las vías del tren, ubicar una gran extensión de zonas verdes, 16.000 viviendas y un parque de oficinas, además de centros comerciales.

Sin embargo Jesús Espelosín, amigo del marido de Carmena, también está en contra del proyecto. El exconcejal de urbanismo publicó un libro en 2013 titulado ‘Operación Chamartín’. En él relataba cómo se gestó el proyecto urbanístico-inmobiliario en la capital a costa de la expropiación de terrenos.

El proceso se paralizó desde el principio porque los herederos de los terrenos expropiados trataron de participar en las plusvalías de la operación. El suelo había sido arrebatado con un fin, y posteriormente se le dio otro uso, de modo que la capacidad edificadora pasó de 187.000 metros cuadrados a 1.800.000 metros cuadrados.

EL problema se arrastró durante años y llegó a la Asamblea de Madrid en 1998 ya con Alberto Ruiz Gallardón como presidente autonómico. El líder regional llegó a acusar a Espelosín de que estaba especulando con Chamartín. Según Gallardón, el exconcejal de urbanismo, era el “representante de los especuladores”. Espelosín se defendió en su día: "No he comprado ni he vendido nada, sólo asesoro a antiguos propietarios”.

Los terrenos llevan 20 años en manos de Duch SA, empresa formada por BBVA y la constructora San José. Ahora Manuela Carmona asegura que auditará los diferentes acuerdos firmados con las entidades públicas y privadas con el objetivo de frenar el proyecto. En su lugar propone la participación de profesionales en urbanismo, ecología y transportes para dar soluciones al desarrollo de la zona norte del Paseo de la Castellana.

Comentarios