martes 24/5/22
Parece que ya sí se puede decir que el calor está a punto de llegar y, con él, los cambios de armario. Si para los adultos es un momento de incertidumbre para ver qué vale y qué no, en el caso de los más pequeños es la asunción de que es hora de volver a…
Verano y bebés, los must de toda madre previsora

Parece que ya sí se puede decir que el calor está a punto de llegar y, con él, los cambios de armario.

Si para los adultos es un momento de incertidumbre para ver qué vale y qué no, en el caso de los más pequeños es la asunción de que es hora de volver a echar un vistazo a las tendencias para hacerse con los básicos de cara a este final de primavera y verano.

¿Cuáles van a ser los básicos?

Dependiendo de la edad, habrá una serie de prendas que no podrán faltar en el armario de los peques.

En el caso de los bebés que aún llevan pañal, el kit de piscina de bañador/pañal, camiseta con factor protector, sombrero y tiendapiscina puede ser clave. Se trata de conseguir que el bebé esté lo más fresquito posible y siempre protegido del sol pese a estar al aire libre.

Cuando ya caminan y pasan a la piscina, es necesario contar también con un buen bañador si aún no llevan controlado el esfínter, así como una toalla con capucha o albornoz que facilita el secado rápido para cambiar la muda y ponerle ropa de algodón o lino ligera y cómoda para disfrutar en la arena o juegue en el césped.

Una recomendación de la tienda especializada Pequeñicos es llevar una bolsa térmica en la que llevar algún tentempié o merienda y donde se puede mantener fresquita el agua para hidratar de forma constante a los más pequeños. “Es un elemento que apenas se tiene en cuenta pero que marca la diferencia. La fruta o la bebida a una temperatura fresquita apetece más que cuando está caliente en temperatura ambiente y ayuda a hidratar durante el día a los más pequeños” explican.

En el caso de los más pequeños, también podría recomendarse una mosquitera que evite que se ceben con la piel sensible. Para los ratos de siesta, además, también les protege de ciertos pólenes propios de la época como es el caso del olivo o arizónica.

Y algo que a veces se olvida pero que es clave sobre todo para los que arrancan a andar, es contar con una sandalia que le ayude a no quemarse con el suelo y sujete su pisada para darle la seguridad que necesita. Algo así es clave para mejorar su desarrollo motor.

Verano y bebés, los must de toda madre previsora
Comentarios