Si vas a emprender, necesitas financiación y buenos consejos

Para esto, será necesario presentar el proyecto a través de un plan realista de negocio, que sea concreto, preciso y completo

Conseguir financiación
Conseguir financiación
Si vas a emprender, necesitas financiación y buenos consejos

Aquellos emprendedores que desean fundar un nuevo negocio tienen que derribar una importante barrera. Se trata de la financiación, un aspecto de vital importancia dado que, sin contar con el capital necesario, no es posible dar vida a un proyecto.

Son muchas las alternativas entre las que se puede escoger. Una de ellas consiste en los productos que las entidades financieras diseñan para esa finalidad, y que pueden consistir entre otros en préstamos personales, microcréditos y pólizas de crédito.

Los préstamos para las empresas, un gran apoyo económico para nuevos emprendedores

A la hora de hablar de préstamos para empresas es preciso hacerlo en primer lugar de la banca, teniendo en cuenta que se trata de una de las opciones más demandadas todavía a día de hoy. La financiación por parte de estas entidades puede venir bien en forma de cuentas de crédito, bien de préstamos propiamente dichos.

Pues bien, para buscar financiación, es necesario presentar el proyecto a través de un plan realista de negocio, que sea concreto y preciso pero completo. De esta manera es más fácil convencer al banco de que se trata de una idea que merece la pena avalar.

El secreto: un discurso convincente

Entre las ventajas que presenta esta posibilidad, destaca el ser una opción rápida y sólida a lo largo del tiempo. La clave está en un buen planteamiento, que puede ser el factor determinante a la hora de conseguir el aprobado por parte de la entidad.

Antes de tomar una decisión definitiva es imprescindible recabar información de todos los detalles tanto en el propio banco, como en asociaciones para ayudar a los emprendedores, o incluso de trabajadores autónomos.

Otras vías de financiación para emprendedores interesantes

Pero la anterior no es la única opción de financiación disponible. A través de las entidades financieras, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ofrece créditos especiales para emprendedores. Opción esta que brinda la oportunidad de arrancar el negocio.

Uno de los productos del Instituto de Crédito Oficial es la línea ICO-Emprendedoras, que ofrece la posibilidad de devolver hasta 300.000 euros en doce años. Pero hay que tener en cuenta también algunas ayudas públicas que pueden resultar muy interesantes y que suelen ser a fondo perdido. No obstante estas suelen tener un importe limitado, y requerir el cumplimiento de una serie de requisitos.

Un recurso muy habitual también entre los nuevos emprendedores, especialmente cuando estos tienen entre manos pequeños proyectos, es la financiación a través de familiares, amigos y personas cercanas, que es lo que se conoce en inglés como FFF (family, friends and fools). Estos son los inversores que se encuentran más cerca del emprendedor, si bien es cierto que también supone un riesgo alto para ellos.

Cuando además de financiación, se ofrece experiencia

Además de estas, a día de hoy existen otras alternativas de financiación para emprender. Algunas se encuentran en auge, como la economía colaborativa, los inversores privados y los business angels, que dan a los emprendedores el capital que necesitan, aportándoles también su propia experiencia. Algo bastante valioso, ya que los emprendedores que están empezando necesitan escuchar las voces de los más experimentados.

Las sociedades de capital riesgo que participan en el capital de empresas no cotizadas están ganando protagonismo, así como los prestamistas que dan su apoyo al proyecto a través de préstamos participativos, cobrando parte de los beneficios. Los crowfunding resultan cada día más importantes también. Estos se extienden por Internet, y ofrecen financiación a través de las aportaciones de un colectivo.

Muchas veces las personas deciden lanzarse a la vía del emprendimiento porque no tienen trabajo, y recurren a las ayudas ofrecidas por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social para poner en marcha su negocio. Para ello adelantan parte del cobro del paro.

Otro aspecto clave: el asesoramiento

Con respecto a las instituciones y los organismos oficiales, muchas entidades prestan asesoramiento a los empresarios que están empezando, facilitando de esta manera la creación de nuevas empresas. Tal es el caso de las Cámaras de Comercio a través de la Fundación Instituto para la Creación de Empresas.

Otras que también ofrecen esos servicios son el Instituto de la Mujer, el Banco de la Mujer y los Centros Europeos de Empresas Innovadoras y Seniors Españoles para la Cooperación Técnica.   Por otro lado, las Comunidades Autónomas disponen de programas, proyectos o entes especializados en el asesoramiento y la creación de nuevas empresas.

¡Ser emprendedor puede resultar apasionante!

Los nuevos emprendedores tienen que tener siempre en cuenta para que un negocio genere más ingresos que un puesto de empleo, este tiene que ir bien. Emprender es siempre un riesgo, si bien también es cierto que en los primeros tiempos las ganancias no suelen ser superiores a la cantidad invertida en un principio.

Pero la satisfacción que puede sentir un emprendedor que ha sacado adelante su idea sin duda alguna no tiene precio, y siempre que no suponga un riesgo demasiado elevado, merece la pena intentar cumplir todas las metas en este aspecto.