miércoles 16.10.2019

Tratamiento y Enfermedades recuerda la necesidad de hacerse revisiones oculares para prevenir el glaucoma

Uno de los métodos más infalibles para prevenir el glaucoma es una detección precoz, de ahí que los especialistas de Tratamiento y Enfermedades sugieran revisiones frecuentes del globo ocular para evitar sus consecuencias irreversibles
/COMUNICAE/

Uno de los métodos más infalibles para prevenir el glaucoma es una detección precoz, de ahí que los especialistas de Tratamiento y Enfermedades sugieran revisiones frecuentes del globo ocular para evitar sus consecuencias irreversibles


El glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo, según la OMS, aunque se estima que más de un 90% de los casos de ceguera debido a esta enfermedad se pueden prevenir con revisiones anuales.

Se estima que, en España, más de un millón de personas padecen glaucoma, aunque los especialistas advierten que más de la mitad están aún sin diagnosticar.

Por ello, los oftalmólogos coinciden en la necesidad de someterse a revisiones frecuentes para detectarlo a tiempo y así prevenir su desarrollo y, sobre todo, sus consecuencias.

Los síntomas que corresponden a esta patología pueden ser una visión borrosa, dolor de ojos y cabeza, náuseas y vómito, la visión de halos de arcoíris alrededor de luces brillantes o la pérdida de visión de manera repentina.

De especial incidencia en la población con antecedentes familiares, los mayores de 40 años, aquellos con una anatomía del nervio óptico anormal, los que padecen miopía, los diabéticos, aquellos con un traumatismo ocular o con la presión sanguínea alta, el glaucoma supone un auténtico peligro para la salud ocular.

Su tratamiento dependerá del tipo de glaucoma que detecte el especialista en una revisión, aunque todos los que se pueden dar van dirigidos a controlar la elevada presión intraocular que causa este problema.

Intervenciones quirúrgicas convencionales, cirugías láser, inyecciones intraoculares o la aplicación de fármacos en forma de colirios son algunos de los tratamientos más frecuentes para intentar paliar o ralentizar su progreso degenerativo.

Cómo diagnosticar el glaucoma

La forma más eficaz de realizar un diagnóstico del glaucoma es mediante la visita a un oftalmólogo, quien determinará mediante las pruebas pertinentes si el paciente sufre esta patología o no y en qué medida, para así establecer el tratamiento más adecuado.

Una de las técnicas más empleadas la del tonómetro o PIO, que mide la presión intraocular, la cual debe estar siempre por debajo de 21 mmHg. En caso de que los niveles sean superiores, el riesgo de pérdida de visión será mayor que aquellos que se encuentren por debajo de esa barrera.

Por ello, Tratamiento y Enfermedades subraya la necesidad de estar atento ante cualquier síntoma que pueda indicar la presencia y desarrollo de glaucoma, acudiendo inmediatamente al especialista para detectar cualquier problema que afecte a su correcto desempeño.

Fuente Comunicae

Comentarios