domingo 12.07.2020

Reformas Madrid Integrales: Puntos claves de una reforma para una mayor eficiencia energética

Es cada vez más frecuente la renovación de los hogares de cara a aumentar el grado de eficiencia energética, logrando así un ahorro en las facturas y una menor emisión de gases contaminantes
/COMUNICAE/

Es cada vez más frecuente la renovación de los hogares de cara a aumentar el grado de eficiencia energética, logrando así un ahorro en las facturas y una menor emisión de gases contaminantes


El número de personas preocupadas porque su hogar sea un inmueble eficiente energéticamente, es cada vez mayor. Las principales causas son: una mayor sensibilización y concienciación respecto al impacto del gasto energético en los hogares en el medio ambiente, la búsqueda de un mayor confort dentro del inmueble y el interés por el gran ahorro económico que se puede lograr en facturas de luz o gas, al mejorar la eficiencia energética de los hogares.

La Directiva europea de Eficiencia Energética de Edificios, indica que en 2020 todos los edificios deben tener un consumo de energía casi nulo, pero las normativas de construcción previas a 2007, no han dado una gran importancia al nivel de eficiencia energética, lo que ha provocado que gran parte del parque de viviendas en España sea altamente ineficiente en cuanto a gasto y conservación de la energía consumida.

Actualmente existe un certificado energético que permite clasificar el consumo energético de las viviendas. Esta certificación establece 7 niveles que van desde la "A", correspondiendo a un inmueble con un gasto de energía 0, a la "G", siendo el que representa un mayor consumo de energía en un hogar. En la actualidad casi el 47% de los certificados realizados tuvieron como resultado una calificación "E", y el 25% no lograron pasar de la "G", por lo que el margen que queda para mejorar esta eficiencia es muy alto.

Para mejorar dicha eficiencia, las reformas integrales en el edificio son lo más acertado. De especial importancia son puntos como, el cambio de caldera (las de biomasa son las más recomendables), o la instalación de bombas de calor tipo geotérmicas o paneles solares. Se trata de actuaciones de gran calado en la que se involucra a todos los vecinos. Su inconveniente es que no siempre es posible poner de acuerdo a la comunidad de propietarios. Por ello se suele centrarse en los puntos en los que cada propietario puede mejorar en su inmueble a título individual.

Un creciente número de personas están realizando reformas únicamente enfocadas en la reducción del consumo de energía en el hogar. La empresa Reformas Integrales Madrid, especializada en este tipo de trabajos indica que el principal punto en que centrarse para mejorar la eficiencia energética de un hogar es el aislamiento del mismo: "El aislamiento térmico es la base de la eficiencia, el 65% de la energía de los hogares se pierde por un deficiente aislamiento de ventanas, suelos, paredes y techos" . Una de las intervenciones más frecuentes para mejorar el aislamiento de un hogar, es el cambio de las ventanas por unas más eficientes. Para ello se busca ventanas con doble o triple acristalamiento, rotura de puente térmico y gas inerte entre las distintas cámaras que las hacen más aislantes. El grado de eficiencia de las ventanas viene indicado a través ddel sello Eficiencia Energética de la Ventana (EEV).

Para mejorar el aislamiento de los suelos, se recomienda el empleo de suelos de madera maciza, que son los que tienen un mayor grado de aislamiento, aportando al mismo tiempo calidez al hogar. Además, debajo del mismo se puede colocar una base de aislante térmico reflexivo que tenga una conductividad térmica muy baja. Para paredes y techos una buena solución, en caso de no poder intervenir por fuera, es el empleo de pintura térmicas, compuesta por componentes cerámicos que logran una mejora del aislamiento de hasta el 25%.

El siguiente punto donde se interviene para mejorar la eficiencia energética, es en la renovación de los electrodomésticos y aparatos que consumen mayor electricidad, apostando por electrodomésticos de bajo consumo indicados a través de la etiqueta de eficiencia energética con la que se deben comercializar. De nuevo existen 7 niveles de la "A+++" a la "D", presentando el primero un consumo un 25% inferior al "D". Se incide sobre todo en el caso de los aparatos con un mayor consumo de energía, como los frigoríficos, que representan casi una tercera parte del consumo de los electrodomésticos de un hogar. Por su parte el empleo de iluminación a través de bombillas de tecnología LED, proporciona un ahorro de hasta un 90% respecto a las bombillas halógenas.

Por último, se apuesta por las mejoras que se pueden lograr en el sistema de calefacción de los hogares, con alternativas más eficientes como el suelo radiante, de bajo consumo o el empleo de la domótica con termostatos inteligentes que ofrecen una eficiencia energética automatizada y programable, permitiendo ahorros en la factura de la calefacción de hasta un 30%.

Fuente Comunicae

Comentarios