jueves 12.12.2019

Raimundo Sánchez aconseja seguir estos pasos para que las piedras para asar carne duren más tiempo

Calentar la piedra cuando esté seca, hacerlo de forma gradual, empezar con fuego suave son varias las recomendaciones que la alfarería Raimundo Sánchez aconseja seguir para que las piedras de asar duren más tiempo
/COMUNICAE/

Calentar la piedra cuando esté seca, hacerlo de forma gradual, empezar con fuego suave son varias las recomendaciones que la alfarería Raimundo Sánchez aconseja seguir para que las piedras de asar duren más tiempo


Carne, pescado, verduras, marisco son muchos los alimentos que ganan a la hora de ser cocinados sobre las piedras para asar carne. Y en Raimundo Sánchez son conocedores de las múltiples ventajas que supone optar por esta forma sana de cocinar: desde conseguir mantener los sabores puros, disfrutar del aroma mientras se cocina e incluso trasladarlo a la mesa para compartirlo con los comensales.

Las piedras para asar carne son una de las opciones preferidas a la hora de darse un buen homenaje. Pero, su uso, requiere de una serie de consejos que ayudan a mantener la piedra de asar durante muchos años:

La piedra se debe calentar cuando esté totalmente seca, no cuando todavía esté mojada.

Sobre todo en el primer uso, se recomienda calentar la piedra de forma gradual.

Para saber si ya se ha alcanzado la temperatura idónea, si no se dispone de termómetro, basta con añadir unas gotas de agua. Si se evaporan en segundos, la piedra ya está lista para usarse.

Si se va a calentar en el fuego, es aconsejable empezar con fuego suave y subirlo al máximo transcurridos unos minutos hasta conseguir la mayor temperatura posible. Cambiar bruscamente de temperatura no es una buena opción para las piedras para asar carne.

Si se prefiere calentarla en el horno, se debe introducir cuando este empiece a calentarse, y dejarla en el interior durante 40-50 minutos entre los 250ºC y los 350ºC.

Para evitar que los alimentos se peguen y conservar al 100% el sabor, es aconsejable pasar papel impregnado con aceite de oliva sobre la superficie en la que se va a cocinar y echar una pequeña cantidad de sal gorda.

Al terminar de cocinar, se debe esperar a que la piedra se enfríe antes de lavarla con agua y sal o con un paño mojado con vinagre.

En la alfarería de Raimundo Sánchez en Madrid, disponen de una surtida gama de piedras para asar carne entre las que destaca la piedra de gres.

Fuente Comunicae

Comentarios