sábado 29.02.2020

Policías y guardias civiles sufren la escasez de equipamiento de seguridad por ArtiSeguridad

Muchos de ellos no disponen de chaleco antibalas. Los miembros de la policía y la guardia civil han de hacer frente, en muchos casos, a la ausencia o escasez de elementos de seguridad. Una muestra de ello son los chalecos antibalas, de los que carecen algunos de ellos y cuyo gasto han de costearse
/COMUNICAE/

Muchos de ellos no disponen de chaleco antibalas. Los miembros de la policía y la guardia civil han de hacer frente, en muchos casos, a la ausencia o escasez de elementos de seguridad. Una muestra de ello son los chalecos antibalas, de los que carecen algunos de ellos y cuyo gasto han de costearse


Los miembros de la policía y la guardia civil han de hacer frente, en muchos casos, a la ausencia o escasez de elementos de seguridad. Una muestra de ello son los chalecos antibalas, de los que carecen algunos de ellos y cuyo gasto han de costearse comprando en tienda y centros especializados en material policial.

Los cuerpos de seguridad del Estado: policías y guardias civiles se quejan de la escasez de equipos de seguridad para desarrollar con todas las garantías su trabajo. En muchas ocasiones, los agentes han de hacer frente al gasto de un chaleco antibalas, el cual supera los 600 euros incluso tienen dificultades para adquirir otros más modelos más sencillos como los chalecos anticorte.

Este hecho conlleva que tanto policías como guardias civiles, cuya misión es defender el libre ejercicio de los derechos así como garantizar la seguridad ciudadana, pongan en riesgo extremo su vida.

Según apunta la organización política Podemos, más del 50 por ciento de los agentes de Policía no dispone de chaleco antibalas. Mientras, en la Benemérita solo existe un chaleco por cada diez agentes. Además, algunos de estos elementos claves de seguridad tienen más de 20 años de antigüedad.

En este sentido, si un policía o guardia civil quiere proteger su vida tiene que adquirir él mismo el chaleco, con el elevado coste que implica.

Por otro lado, muchos de ellos carecen de fundas antihurto para pistolas –las cuales rondan los 50 euros-. Asimismo, escasean los equipos de radiotransmisión y las prendas de uniformidad. En muchas ocasiones, un policía ha de arreglar su uniforme, ya que no existen suficientes.

El abandono del Ejecutivo hacia los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado es total y absoluto en este ámbito. Se requieren medidas que aseguren que un policía o un guardia civil no ponga en peligro su vida por la falta de equipamiento.

Fuente Comunicae

loading...
Comentarios