miércoles 25/5/22
La vuelta al cole después de las navidades ha supuesto todo un reto para los colegios por la situación de contagios de la variante Omicron que ha puesto en jaque, desde diciembre, a la sociedad española con un elevado número de incidencia que no se esperaba que bajara antes de finales de enero. Sin embargo,…
Los tres pilares de la prevención en centros escolares

La vuelta al cole después de las navidades ha supuesto todo un reto para los colegios por la situación de contagios de la variante Omicron que ha puesto en jaque, desde diciembre, a la sociedad española con un elevado número de incidencia que no se esperaba que bajara antes de finales de enero.

Sin embargo, cuando de centros escolares se trata, no es la única de las luchas que tienen constantes.

¿Cuáles son otros de los peligros a los que se enfrentan las direcciones?

Este 2022 ha arrancado con el principal riesgo de los contagios de los escolares en aulas que gustarían de ser más grandes de lo que son y con las ratios mucho más altas de lo deseable en la mayoría de centros.

Sin embargo, no es lo único en lo que están atentos. También se busca evitar, por ejemplo, la propagación de la pediculosis. Los piojos son también uno de los males en las aulas y, pese a lo que muchos piensan, nada tiene que ver con la higiene de quien los sufre. Por ello, es necesario avisar al centro en caso de que un alumno detecte ser portador de ellos en su cabello.

También se une una lucha, regulada además, para evitar la legionela en los centros ya sea a través del agua sanitaria o incluso en los electrodomésticos de la cocina que cada día prepara los menús de los alumnos que quedan en el comedor.

«Cuando se piensa en la legionela automáticamente viene a la cabeza un hospital, pero hay muchos otros centros que tienen la obligación de cumplir con una serie de protocolos. Los alojamientos y cómo no, los centros escolares, son algunos de ellos. El uso de filtros, un mantenimiento adecuado, la limpieza de tanques y los tratamientos preventivos son claves para no agravar más la presión en los centros» explican desde Sedesa, empresa especializada en el control de legionella en Reus.

Aunque es a partir de octubre cuando más atención hay que prestar, lo cierto es que un mantenimiento constante evitará cualquier brote que, como el que ocurrió hace unos meses en Sevilla, pueda complicarse hasta cobrarse incluso vidas.

En definitiva, son tres los riesgos de este curso a paliar: el covid, la pediculosis y la legionella.

Los tres pilares de la prevención en centros escolares
Comentarios