Viernes 20.07.2018

La ópera: conoce la historia del arte de las emociones

La ópera: conoce la historia del arte de las emociones
La ópera: conoce la historia del arte de las emociones

La ópera surgió durante el Renacimiento, encontrándose los primeros datos sobre esta en el siglo XVI. Todo comenzó en la ciudad de Florencia cuando un grupo de intelectuales renacentistas, en una de sus frecuentes reuniones, descubrió que en las antiguas tragedias griegas estaba presente el canto a una sola voz.

El objetivo de los nobles florentinos era establecer de nuevo las características del clasicismo antiguo, por lo que la Camerata Fiorentina, nombre por el cual se conocía a este grupo de intelectuales, se basó en un drama griego para escribir una ópera.

¿Cuál fue la primera ópera?

Ottavio Rinuccini, poeta italiano y cortesano, fue el encargado de escribir el texto de Dafne, la primera ópera escrita. Jacopo Peri, uno de los integrantes de la Camerata Fiorentina, compuso la música. La representación tuvo lugar ante la corte de los Medici. En la actualidad no se conserva la música, pero afortunadamente sí el texto.

Eurídice es el título de otra ópera escrita por Jacopo Peri, la cual tiene un argumento clásico. Le fue encargada por los Medici para así poder ofrecerla a todos los asistentes a la boda de María de Medici con el rey de Francia. De esta ópera se conserva tanto el texto como la música, por lo que Eurídice, que data del año 1600, es la primera ópera que se conserva completa.

¿Quién fue el padre de la ópera?

La ópera Orfeo de Monteverdi está considerada como la primera ópera de la historia, a pesar de que Dafne y Eurídice fueron las primeras que se representaron. Esto podría tener una explicación: Orfeo ha logrado sobrevivir al paso del tiempo, mientras que Dafne y Eurídice no.

Tanto Dafne como Eurídice tenían una base musical muy sencilla que solamente servía para apoyar al texto, algo que no sucedía con Orfeo, en la cual su compositor hizo que la música fuera la expresión del drama, es decir, la música por sí sola tenía que hacer alusión a la escena que estuviera viendo el público, no solo ser un mero acompañamiento del texto.

Este compositor italiano formó una orquesta compuesta por cuarenta y tres instrumentos. Una cantidad bastante superior a los que utilizaba Jacopo Peri en sus óperas: unos cinco aproximadamente. Sin embargo, esos cuarenta y tres instrumentos no sonaban al mismo tiempo.

La ópera de Orfeo fue encargada por la familia Gonzaga para celebrar la boda de su hijo en el año 1607. Monteverdi compuso para la importante ocasión la obertura de una ópera, haciendo que esta se convirtiera en una de las partes importantes de toda composición.

¿Cómo se creó el primer teatro de ópera?

El pueblo difícilmente tenía acceso a un espectáculo de tal envergadura, ya que las óperas solían representarse únicamente en las cortes de las familias más poderosas. El público que asistía a ellas eran los invitados a los eventos que tenían lugar en dichas cortes.

Una de las familias más importantes de Roma, los Barberini, mandó construir un teatro con el fin de demostrar su elevado poder. A este teatro podía acceder el público de manera gratuita.

Domenico Mazzocchi, un empresario que trabajaba para los Barberini, pensó que si el público pagaba por acceder al teatro para ver una ópera, podría ganar mucho dinero. En el año 1637, Mazzocchi fundó en Venecia el primer teatro público de ópera: el Teatro di San Cassiano. El empresario eligió esta ciudad porque en ella no se censuraban las costumbres de los visitantes.

Mucho han cambiado las cosas desde aquel entonces. De las típicas taquillas a las puertas de los teatros donde se compraban las entradas para acceder al espectáculo, se ha pasado a su venta a través de Internet. En páginas web, como operaticketsitaly.com, se puede ver la programación de una temporada completa de ópera en un teatro.

¿Cuál fue el diseño del primer teatro?

Como Mazzocchi no tenía ningún referente para llevar a cabo el diseño de un teatro de ópera, tomó como ejemplo el de las plazas de las ciudades para construir y distribuir los espacios de su teatro. Creó la platea, un espacio justo delante del escenario, y los palcos, estos últimos basándose en los balcones de las plazas. Las mujeres solo podían ocupar los palcos, ya que en la platea era donde se concentraba un gran número de espectadores, los cuales tenían que estar de pie. Esto se consideraba un riesgo para el honor de estas.

A finales de siglo, Venecia contaba con casi veinte teatros de ópera. En todos ellos se tenía que pagar una entrada para ver el espectáculo. Las entradas se pagaban con una moneda, la cual era mordida por una persona que se encontraba a las puertas del teatro para comprobar que esta era de buena calidad.

Comentarios