Lunes 22.10.2018

Omega 3 y 6 y vitamina D: elementos indispensables para la salud

Nuestra dieta no solo está compuesta de Hidratos de carbono, fruta y verdura o proteínas, hay que buscar que los alimentos sean ricos en otras propiedades como fibra, ácidos grasos, vitaminas, hierro,... todo para mantener un buen equilibrio en nuestro cuerpo y así mantener una buena salud

estrella digital
estrella digital

Cada vez son más las personas que se preocupan por llevar un estilo de vida saludable. Desde que apareció Internet, el acceso a la información es mucho mayor, razón por la cual existen más conocimientos sobre este tema a nivel general.

Todo el mundo sabe además que llevar una dieta equilibrada es absolutamente fundamental en un tipo de alimentación saludable. En concreto, es necesario buscar proporciones, como la correspondiente a los omega 3 y omega 6.

¿Qué son el omega 3 y el omega 6?

Se trata de ácidos grasos poliinsaturados y esenciales, lo cual significa que son aquellas grasas que deben conseguirse a través de una dieta específica, de forma obligatoria, ya que no son sintetizadas por el organismo. Hay dos ácidos grasos que son completamente indispensables para el organismo: el ácido alfa-linoleico (omega-3) y el ácido linoleico (omega 6).

A la hora de hablar del Omega 3, hay dos ácidos que destacan dentro del amplio abanico que de opciones que los integran. Uno de ellos es el que se conoce como ALA, y que es rico en alimentos tales como las nueces, las raíces de lino y la chía. El otro es el EPA, el cual se encuentra presente en el pescado azul y las algas.

En relación al omega 6, existen tres tipos más relevantes dentro de sus variantes. El primero es el conocido como LA, y en el que se pueden situar la soja, el maíz y el cacahuete. Los otros dos son el GLA y el ARA, cuyos alimentos potenciales serían la carne y el embutido, respectivamente.

Llegar el equilibrio entre estos dos ácidos no es tarea sencilla

Es absolutamente fundamental el equilibrio entre estos dos ácidos grasos para tener un tipo de dieta equilibrada. No obstante hay que reconocer que es bastante complicado conseguirlo, o al menos eso parece teniendo en cuenta los patrones alimenticios que se siguen hoy día.

En la actualidad existe un desequilibrio entre el omega 3 y el omega 6, siendo este último el más consumido de ambos. Sin duda esto es un auténtico problema, ya que este químico es el causante de enfermedades inflamatorias, como la diabetes, la obesidad e incluso el cáncer.

¿Qué proporción se recomienda entre ambos?

Se ha establecido una proporción recomendable para conseguir un equilibro perfecto entre el omega 3 y el omega 6, que sería de 1:5 o inferior. No obstante, se han conocido casos de proporciones tales como 1:15 o 1:30 en países como Estados Unidos o Argentina. Un consumo excesivo de carne, embutidos y lácteos intensivos favorecería este desequilibrios.

La pregunta obvia es, ¿cómo puede lograrse ese buscado equilibrio en la dieta? Pues bien, la solución está en aportar una ingesta mayor de omega 3, poniendo en práctica los siguientes consejos: acompañar la receta siempre con verduras o fruta; no abusar de las frituras en las comidas; aliñar y cocinar con aceite de oliva siempre: tomar pescado entre 2 y 4 veces a la semana y consumir una ración diaria de frutos secos o semillas.

La vitamina D, fundamental para el organismo

A la hora de llevar una vida sana, es fundamental conocer también la importancia que tiene la vitamina De para el organismo. Tanto es así que nuevos estudios relacionan el déficit de esta vitamina con el desarrollo de la diabetes, el cáncer y enfermedades del corazón y de la piel.

Se trata de una vitamina esencial para el transporte de sustancias minerales y hormonas que necesita el órgano para la prevención de determinadas enfermedades. Está relacionada con la absorción del calcio y la fortaleza de los huesos, y también ayuda a disminuir los niveles de azúcar en sangre, y a prevenir determinados tipos de cáncer, como el de mama en el caso de las mujeres, y el de próstata en los hombres. Es posible adquirir la vitamina D en HSN para tomarla en forma de suplemento, siempre bajo supervisión de los especialistas.

Quienes reciben más Sol tienen menos riesgo de padecer cáncer de vejiga, colon y cuello uterino en las mujeres. Además, la vitamina D es vital para bajar los niveles de colesterol, lo cual disminuye el riesgo de desarrollar padecimientos del corazón.

¿Cómo se debe consumir la vitamina D?

A través de un análisis se pueden observar los niveles de vitamina D3 presentes en el sistema. Aquellos que tengan unos resultados bajos deben tomar alimentos específicos, suplementos y el Sol con moderación.

Es aconsejable tomar entre 15 y 20 minutos de Sol diarios, antes de las 10 de la mañana y después de las 3 de la tarde. También se recomienda tomar alimentos como salmón, sardinas, aceite de hígado de bacalao, atún rojo, huevos y otros fortificados como los cereales. También se deben consumir suplementos de vitamina D3, pero siempre en la medida indicada por el médico.

Comentarios