lunes 17/1/22
Almacenes a las afueras de las grandes ciudades. Así es como están gestionando gigantes como Amazon su logística para dar servicio a sus, cada vez más, clientes en tiempo récord. El hecho de que el transporte por tierra cada vez tenga más relevancia es lo que está haciendo que mucho del suelo industrial que quedó…
Naves para stock: la supervivencia del ecommerce

Almacenes a las afueras de las grandes ciudades. Así es como están gestionando gigantes como Amazon su logística para dar servicio a sus, cada vez más, clientes en tiempo récord.

El hecho de que el transporte por tierra cada vez tenga más relevancia es lo que está haciendo que mucho del suelo industrial que quedó paralizado en la crisis de 2007 empiece a tener salida como muelles de carga y descarga y como almacenes. Pero no solo para gigantes como el mencionado, sino para muchas pymes que han visto en la agilidad y el stock su fuerte para competir en un mercado cada vez más exigente como es el online.

El comercio online se ha consolidado como una salida a las restricciones, pero también a la comodidad de los compradores, que buscan la agilidad de tener el producto en casa sin necesidad de desplazarse.

«Vemos una clara tendencia, por otro lado, en lo que son los buzones de recogida que cada vez se extienden más en comercios y en zonas de la ciudad o, incluso, en las gasolineras. Es una forma de evitar seguir engrosando los desplazamientos y los transportes a domicilio y, por lo que se empieza a ver en países de Europa, el futuro del comercio online. Allí se deposita el paquete, para que pueda recogerlo a cualquier hora el comprador cerca de casa…pero también se deposita la devolución, evitando un desplazamiento adicional. Centralizar esto va a ser clave» explican desde el sector del ecommerce.

Volviendo a los almacenes, son cada vez más quienes optan por montar pequeñas naves de logística pero sin necesidad de grandes inversiones ya que, incluso para colocar los pallets cuando llegan, existe la posibilidad de alquilar la maquinaria.

En puertos, por ejemplo como los de la Comunidad Valenciana, es cada vez más habitual ver llegar containers compartidos entre varios ecommerces que han apostado por hacer una pequeña unión de comerciantes para abaratar el transporte y el almacenaje. «Gracias a este tipo de uniones se abaratan los costes y se hace viable el poder competir con el resto. Se pueden traer pedidos más grandes, con las ventajas en el precio final que supone y compartir gastos» explican.

De hecho, el alquiler de carretillas elevadoras en Valencia está precisamente por eso en auge, porque los polígonos cercanos empiezan a llenarse con pequeñas naves en las que ir depositando las mercancías recepcionadas para ir dándoles salida con las ventas.

Comentarios