sábado 14.12.2019

En un mundo foodie una fusión israelí árabe sí es posible

Con su pequeño restaurante en la Calle Hospital de Barcelona, Atubola propone mucho más que una redonda fusión de sabores del mundo. Su local, situado en pleno barrio del Raval, demuestra que en el mundo foodie una fusión israelí-árabe es posible y sabe muy bien

El barrio del Raval es una de las zonas más multiculturales de la ciudad de Barcelona; pakistaníes, filipinos, bengalíes y marroquíes son las nacionalidades con más presencia en lo que antiguamente solía llamarse el 'barrio chino'. Ahora es uno de los primeros lugares del mundo en densidad de población, siendo casi un 50% de sus vecinos inmigrantes.

Shira, de nacionalidad Israelí, ha decidido montar allí su negocio, un restaurante de gourmet street food en el que sirve comida en forma de bolas a base de originales recetas, en las que fusiona los sabores más emblemáticos de varias culturas gastronómicas. Una idea sencilla que toma prestada la clásica albóndiga de la abuela, para convertirla en algo más que una simple comida redonda. Sabores típicos de su tierra se mezclan con ingredientes mediterráneos, a veces de la manera más tradicional como con el falafel con humus o cogiendo acentos mexicanos, indios o caribeños en platos originales de sabores inesperados, como las bolas de pollo con salsa agridulce o la de remolacha con quinoa.

Pero, en Atubola, el sabor multicultural no termina con la experiencia gastronómica, este local es simbólicamente un corazón israelí en un mundo árabe, algo que salta a la vista paseando por la calle donde está ubicado y que ahora, también está representado en la iluminación navideña.

En dicha iluminación, situada justo a la altura del restaurante, Shira de Atubola da la mano a un hombre originario de Palestina, Ali, otro comerciante del barrio. Este gesto, que puede pasar desapercibido por todos los que pasan por la calle, aporta un mensaje mucho más importante que un simple adorno para los que sabemos su significado. Habla de multiculturalidad, de encuentro entre israelíes y palestinos y, sobre todo, de esperanza.

La iluminación de Shira y Ali forma parte del proyecto Raval KMO, el cual se ha encargado de realizar las luces de Navidad del Raval gracias a la colaboración entre la Fundació Tot Raval y el Eix Comercial del Raval. Además ha contado para su elaboración con desempleados del barrio, integrando así a toda la comunidad en esta idea tan cargada de unión y luz.

Fuente Comunicae

Comentarios