Lunes 18.06.2018

El mejor hosting para 2018: consejos para hacer tu elección

Velocidad de carga, capacidad de almacenamiento, tipo de web que queremos desarrollar, estos son algunos de los factores que debemos tener en cuenta, pero hay más.

Tecnologías de la información
Tecnologías de la información

Si estás pensando en desarrollar una página o sitio web, debes saber que la elección de un hosting de calidad es uno de los factores claves que se deben considerar en estos casos. En buena parte, el correcto funcionamiento de tu página dependerá de ello. Por este motivo, queremos darte algunas recomendaciones al momento de elegir un hosting, pensando en el 2018 que está a punto de comenzar, y en el que probablemente muchos se lancen a la aventura de su propia web.

¿Qué es un hosting?

Primero, claro, habrá que establecer algunas definiciones en torno del concepto de hosting. Y es que cuando se crea un sitio web, primero se define un nombre, luego pensamos en un diseño aproximado de lo que nos gustaría ver, un logo para simbolizarlo, una distribución del contenido, etc. Sin embargo, la elección del hosting resulta igual de trascendente pensando en su potencial éxito o fracaso. Pero, ¿a qué llamamos hosting?

En primera instancia, se debe destacar que hosting es un servicio que consiste en ofrecer un alojamiento o espacio en un servidor, de modo que el usuario o empresa, pueda desarrollar en él su sitio web. La compañía que provee el hosting es la que se encarga de almacenar todos los archivos de la página, para que los visitantes puedan acceder a los contenidos cuando quieran. Por eso esta elección es de relevancia.

Pero, ¿qué hosting debo elegir?

La elección del hosting dependerá de diversos factores. Tienes que considerar las distintas características del servicio, para no quedarte corto y luego sufrir las consecuencias con caídas o mal funcionamiento, ni tampoco estar pagando de más.

El espacio de almacenamiento es probablemente el primer factor en el que deba uno detenerse cuando se trata de seleccionar un hosting. El tipo de sitio web a desarrollar será fundamental al respecto, ya que no es lo mismo un banco de imágenes, que una tienda online, que un blog. Si no estás seguro de cuánto espacio necesitarás, conviene que busques una opción escalable, que te brinde más espacio a medida que lo requieras.

La velocidad de carga es otro de los parámetros a considerar rápidamente. El sitio web tiene que cargar de la forma más veloz posible, ya que de lo contrario únicamente conseguirá frustrar a los visitantes, que lo abandonarán para ir en busca de la competencia.

Registrar hosting

Una vez analizados los dos principales factores a tener en cuenta cuando se trata de elegir un hosting, podemos también prestar atención a otros tantos. Por ejemplo, la atención al cliente. Sobre todo si eres principiante, conviene que busques una plataforma que pueda brindarte soporte las 24 horas del día. De este modo, si sufres cualquier tipo de imprevisto, estarás completamente protegido por expertos en la materia que te tiendan una mano.

La seguridad es otro elemento esencial en este tipo de situaciones. Todo sitio web debe ser seguro tanto para su desarrollador como para los visitantes del mismo. Sobre todo si trabajas con información sensible, como la que tiene que ver con datos de tarjetas de crédito o cuentas bancarias, además de datos personales o listados de personas, conviene que averigües sobre la posibilidad de utilizar un certificado ssl.

Finalmente, cuando se trata de seleccionar un hosting, tampoco debes perder de vista los servicios complementarios. Es esencial que contemos con los básicos, como por ejemplo acceso vía FTP, un correo electrónico asociado al dominio o nombre del sitio, el cumplimiento de la LOPD, etc.

Hosting para web: ¿en la nube o CDN?

Una de las principales dudas que suelen aparecer a aquellos usuarios que se encuentran a punto de contratar un servicio de hosting, tiene que ver con la posibilidad de seleccionar uno ubicado en la nube, es decir, un caso en el que el sitio web estará subido a varios servidores separados físicamente, pero conectados entre sí a través de una red; o bien seleccionar un hosting CDN, que es otra de las alternativas habituales en estos casos.

Normalmente, podríamos decir que el hosting en la nube es más avanzado y ofrece un rendimiento superior, aunque también su coste es mucho más alto. En el caso del hosting CDN, nos encontramos con un servicio que funciona a partir de los datos entrelazados de diferentes ordenadores. Nuevamente, los datos son enviados entre ellos, hasta que el usuario o visitante del sitio lo requiere, y entonces ponen la web a su disposición.

Si quieres llevar adelante el sitio web de una empresa que recién está comenzando o un sitio personal, probablemente deberías probar suerte primero con un hosting CDN, ya que sus costes son mucho más económicos, y más que suficientes para el día a día. Por lo demás, existen muchísimas compañías que se encargan de ofrecer distintos tipos de hosting de acuerdo a las necesidades de los usuarios, pero partiendo de estos conocimientos, podrás encontrar tu hosting más fácilmente.

Comentarios