Martes 19.06.2018

Estudian cómo cambia el mapa morfológico de un cerebro bilingüe en comparación con uno monolingüe

Se ha comprobado que los cerebros de las personas bilingües son distintos y funcionan de un modo diferente al resto de cerebros
/COMUNICAE/

Se ha comprobado que los cerebros de las personas bilingües son distintos y funcionan de un modo diferente al resto de cerebros


El cerebro es el gran desconocido de la ciencia. Todavía falta mucho para descubrir los misterios que se encuentran en su interior. Sin embargo, a día de hoy se conocen muchas cosas que abren el camino a nuevos hallazgos, y una de ellas ha sido la diferencia existente entre los cerebros de personas que hablan uno o dos idiomas. Aprender dos idiomas hace que las redes de neuronas se formen de una manera distinta, lo que influye en otros niveles de las capacidades de las personas, como se ha demostrado en diversos estudios.

Las personas bilingües tienen una mayor flexibilidad cognitiva, lo que significa que utilizan más determinadas áreas del cerebro y que tienen mayor facilidad para cambiar de tareas. También tienen mayor facilidad para utilizar el lenguaje formal y tienen mayor capacidad de concentración en las tareas que realizan.

Las personas bilingües están constantemente escogiendo entre un idioma y otro, aunque lo hagan de forma inconsciente. Esto implica que el cerebro se mantiene más activo, ejercitado y en forma, lo que a la larga puede ayudar a evitar o, al menos retrasar, algunas enfermedades que disminuyen las capacidades del cerebro.

¿Cómo se consigue un cerebro bilingüe?
En el mundo actual, conocer al menos dos idiomas es imprescindible, y uno de ellos debe ser necesariamente el inglés. El aprendizaje de este idioma es fundamental, y aporta muchas ventajas cuando además se domina a nivel bilingüe.

El único modo real de tener un cerebro bilingüe es desde la infancia, puesto que se ha demostrado que el aprendizaje de un idioma de forma natural se hace antes de los cinco años. No obstante, es posible conseguir llegar a dominar un segundo idioma de forma bastante similar al bilingüismo con un método de aprendizaje adecuado.

Son muchas las opciones que existen en la actualidad para aprender inglés, recursos de todo tipo que, combinados, pueden hacer que cualquier persona desarrolle su lenguaje casi a nivel bilingüe.

Realizar estudios de inglés
El primer paso para conocer un idioma es formarse en cuanto a su gramática y a las estructuras que utiliza. Para ello, es aconsejable realizar un curso de inglés en Madrid de calidad. Solo una academia de idiomas especializada como Veith Institut puede ofrecer métodos personalizados y revolucionarios para conseguir que el aprendizaje sea rápido y eficaz.

Consumir cultura en inglés
Leer libros en inglés, escuchar música en inglés, y ver películas y series en versión original, realmente ayuda a adquirir vocabulario y a ser capaz de comprender los diferentes acentos de los angloparlantes. Esto tiene además la ventaja de que es algo que todo el mundo disfruta de hacer y que permite aprender sin ningún esfuerzo.

Practicar conversación con nativos
Cada vez proliferan más los grupos de charla entre personas que hablan diferentes idiomas para beneficiarse entre todos del idioma de los demás. Este tipo de actividades están ahora al alcance de todo el mundo y son muy beneficiosas para mejorar el idioma y para conocer gente nueva.

Viajar a los países de habla inglesa
Teniendo la oportunidad, lo mejor para afianzar el idioma es realizar una inmersión lingüística temporal en alguno de los países de habla inglesa. Sin duda alguna, es algo que todo aspirante a ser bilingüe debería realizar, ya que de esta forma se adquieren competencias que no permiten las demás opciones.

Aunque no es posible llegar a ser bilingüe como tal si no se aprenden ambos idiomas desde el nacimiento, es posible desarrollar el cerebro hasta parecerse al de una persona bilingüe, aprovechando la mayoría de beneficios de dicho desarrollo.

Fuente Comunicae

Comentarios