miércoles 16.10.2019
PSOE

Escaño Cero.- La mano tendida

Es un alivio ir comprobando que el nuevo líder del PSOE no intenta hacer juegos malabares con el problema catalán.

Pedro Sánchez le ha tendido la mano a Artur Mas invitándole a que se una a la propuesta del PSOE para reformar la Constitución pero al mismo tiempo ha dejado claro que hay líneas rojas que no se pueden traspasar y que esas líneas rojas son precisamente la ley, es decir lo que marca la Constitución.

Y es que el PSOE se juega mucho si no acierta a la hora de dar una respuesta adecuada al problema que supone el desafío de los independentistas catalanes empeñados en celebrar un referéndum a todas luces ilegal. Por eso digo que es un alivio que Pedro Sánchez haya sabido poner los puntos sobre las íes.

El portavoz de la Generalitat ha dicho que rechazan la propuesta socialista de reformar la Constitución, entre otras cosas porque es irrealizable sin el concurso del PP, pero al mismo tiempo han agradecido esa mano tendida. Y esto en mi opinión es un paso importante porque por una parte Pedro Sánchez no ha dejado lugar a dudas sobre el rechazo rotundo del PSOE a que se celebre el referéndum que pretende la Generalitat pero por otro ha dejado una puerta abierta al diálogo, a la posibilidad de buscar soluciones, para las que el PSOE puede ser un interlocutor idóneo.

Pero Francesc Homs, el portavoz de la Generalitat tiene razón en una cosa: no puede reformarse la Constitución si el PP no quiere. Pero habría que hacerse una pregunta más: ¿la sociedad española quiere una reforma o una nueva Carta Magna? y si fuera así ¿en qué dirección?.

Pedro Sánchez propone una reforma que reconozca aún más las peculiaridades de Cataluña y un sistema de financiación que se acomode a sus intereses, pero él sabe que hay muchos ciudadanos que lo que creen es que el Estado Autonómico ha tocado techo por exceso y que a lo mejor hay que repensar si las Comunidades deben de gestionar determinadas competencias, por ejemplo sanidad o educación.

En fin que abrir el melón de la Constitución da para mucho, también para debatir sobre si España debe de continuar siendo una Monarquía Parlamentaria o si por el contrario ha llegado el momento de plantear la posibilidad de cambiar de modelo y optar por una República.

Porque lo que los ciudadanos no aceptarían es que se abra el melón de la Constitución solo en una dirección, es decir en dar más autonomía a Cataluña y otras comunidades y sin embargo no abordar otras cuestiones igualmente trascendentes como la que acabo de mencionar.

En todo caso el PSOE está optando por buscar soluciones a partir del respeto escrupuloso a la ley como no podía ser menos.

Eso sí, tampoco es de recibo acusar al Gobierno de ser corresponsable de la situación a la que se ha llegado en Cataluña. La realidad es que han sido los nacionalistas y los independentistas los que han creado el problema, los que pretender saltarse la legalidad, los que vienen insultando al resto de los españoles diciendo "España nos roba".

Al Cesar lo que es del Cesar, este problema no lo ha creado Rajoy sino que comenzó a crearlo Rodríguez Zapatero con su frivolidad a la hora de abordar unas reformas estatutarias que al principio nadie pedía, por prometer lo que no estaba en su mano y a partir de ahí la deslealtad de quienes se han querido poner en frente de la ley convocando un referéndum y provocando la división en la sociedad catalana.

Dicho esto, me parece una buena noticia que Pedro Sánchez haya escenificado esa mano tendida a Artur Mas para intentar desbloquear la situación que se vive en Cataluña.

Comentarios