lunes 17/1/22

Uno de los efectos secundarios más comunes y conocidos en los pacientes con cáncer que se enfrentan a tratamientos de quimioterapia es la caída del cabello.

Esta secuela resulta ser impactante en quienes padecen la enfermedad que no solo deben luchar contra ella, sino que, además, deben lidiar con problemas de autoestima y depresión causadas muchas veces por la alopecia que afecta de manera directa su apariencia física. Sin embargo, existen estudios y tratamientos que cada vez avanzan con más rapidez y eficacia para evitar la caída del cabello durante los tratamientos como los gorros de frío reutilizables de terapiadefrio.com.

¿Por qué se cae el cabello tras la quimioterapia y cuál es su probabilidad?

Aunque este efecto es distinto en cada paciente dependiendo del tipo de medicamento y la dosis consumida, también resulta muy común. Se debe a que los medicamentos de quimioterapia son muy fuertes y agresivos para lograr atacar a las células cancerosas del cuerpo que están en etapas de rápido crecimiento, pero de igual manera, afectan otras células de rápido crecimiento como las de las raíces del cabello. Por eso, la pérdida de pelo es generalizada en todo el cuerpo como pestañas y cejas, y no solo en la cabeza.

La caída de cabello empieza, generalmente, dos semanas después del inicio del tratamiento con quimio y de igual forma es, en la mayoría de los casos, temporal. Entre 10 y 15 días después de finalizar la terapia, empezará a nacer de nuevo, aunque con la probabilidad de ser diferente al que se perdió.

En cuanto a la probabilidad de caída durante las sesiones de quimioterapia, son pocos los datos que se tienen al respecto, ya que dependen de muchos factores como el tipo de cáncer y la cantidad de medicación que el paciente requiera. Sin embargo, las cifras de este efecto están, generalmente, por encima del 50% para quienes no realizan algún tipo de tratamiento de prevención de la caída del cabello.

¿Cómo mejorar la probabilidad para que el cabello no se caiga durante las quimioterapias?

Durante los últimos años, se han presentado tratamientos de terapias en frío a través de gorros utilizados antes, durante y después de los medicamentos de quimioterapia que, gracias a las bajas temperaturas, logran bloquear los efectos del tratamiento en el cuero cabelludo evitando y reduciendo la caída abundante de cabello.

Para que este tratamiento sea efectivo, el paciente debe usar sin interrupción el gorro en todas las etapas previas y posteriores para lograr, al menos, un 80% de resultados positivos y se recomienda, además, que sean de marcas reconocidas y avaladas para ofrecer este tipo de elementos como TerapiaDeFrio.com.


Comentarios