lunes 09.12.2019

Aldro aconseja mejorar equipamientos y hábitos de consumo para reducir la factura energética

Modificar ciertos hábitos y consumos ayudará a evitar derrochar luz y gas. Cambiando simplemente algunas de las pautas en el hogar se puede controlar la factura energética a la vez que se cuida el medio ambiente
/COMUNICAE/

Modificar ciertos hábitos y consumos ayudará a evitar derrochar luz y gas. Cambiando simplemente algunas de las pautas en el hogar se puede controlar la factura energética a la vez que se cuida el medio ambiente


Cada vez hay más consciencia acerca de la eficiencia energética como medida imprescindible tanto a la hora de ahorrar en la factura de la luz como por conciencia ecológica. Empezar a replantearse hábitos en el hogar es una buena idea, pues aquí se puede hacer mucho para reducir el consumo energético y, aunque algunas soluciones conlleven un desembolso económico importante, otras se pueden empezar a llevar a cabo desde hoy mismo sin que suponga coste alguno.

La factura energética parece ir en aumento, siendo la calefacción y los electrodomésticos los mayores consumidores de energía, sobre todo en aquellos hogares en los que hay un aislamiento deficiente o en los que los electrodomésticos son antiguos.

Recientemente, el Consejo de Ministros aprobó la Estrategia Nacional contra la Pobreza Energética 2019-2024 que, dividido en 4 ejes de actuación y 19 medidas, tiene como objetivo su reducción en al menos un 25%. Entre otras acciones, la estrategia plantea actuaciones enfocadas a la rehabilitación energética de las viviendas y de sustitución de antiguos electrodomésticos y equipos por aparatos eficientes.

En esta línea, la comercializadora energética Aldro ofrece soluciones de eficiencia energética y servicios de mantenimiento para un consumo responsable que evite grandes gastos energéticos y económicos en los hogares. Aldro aconseja apostar por el uso de electrodomésticos eficientes como los A+++, que consumirán hasta un 50% menos de energía y cuyo coste se amortizará rápidamente. Si esto no fuera posible, Aldro apuesta por un uso eficiente de los mismos. Recomienda por ejemplo poner la lavadora y el lavavajillas cuando esté la carga completa, no comprar un frigorífico más grande de lo necesario y regular su temperatura interior, además de evitar que se genere hielo dentro, que aumenta el consumo de energía.

En cuanto a la vivienda, uno de los mayores problemas a los que se debe hacer frente es a su aislamiento porque la mayor parte de la energía se escapa por puertas y ventanas. Ejercicios tan sencillos como instalar burletes y reparar y sellar huecos y grietas en los cajetines de las persianas ayudan a mantener la temperatura del hogar. Lograr una temperatura óptima es esencial para reducir la factura. Cada grado de temperatura que vaya subiendo en la calefacción se incrementa la factura en casi 30€ al año.

Otra medida relacionada con la climatización es la instalación de termostatos, que ayudarán a mantener una temperatura estable y la posibilidad de poder programarla antes de llegar a casa, consiguiendo un ahorro del 10% aproximadamente en calefacción. A esto hay que añadir un buen uso de los radiadores, purgándolos y manteniéndolos despejados para una correcta difusión del aire. De esta manera se evita un gasto de unos 40€ al año. Además, en invierno, se debe aprovechar al máximo la energía del sol, abriendo cortinas y subiendo persianas en las horas de mayor incidencia solar, mientras que, en verano, deberán cerrarse en las horas centrales del día para que el uso del aire acondicionado no dispare la factura de la luz.

Otro de los puntos que recoge la ya mencionada Estrategia contra la Pobreza Energética es la mejora de los mecanismos de información y formación, referido a medidas de protección a los consumidores y concienciación social sobre buenos hábitos de consumo, además de ahorro energético y mejora de eficiencia. Cabe señalar que Aldro, en su labor de concienciación social, viene realizando varias iniciativas enfocadas a este objetivo para que los consumidores puedan sacar el mayor rendimiento con el menor coste a su suministro energético y/o de gas.

Aldro es conocedora de que determinados hábitos ayudarán a los hogares a reducir su factura energética. Así, poner una lavadora en un programa de lavado a 40º gasta mucho menos que lavar con agua caliente y elegir el programa correcto de lavado supondrá un ahorro importante de energía y agua. En la cocina se puede usar el calor residual del horno o la vitrocerámica para terminar de cocinar, y en el salón, reducir el brillo de televisiones y monitores Led. Mantener la nevera o el congelador abiertos mucho tiempo supone un gasto extra de luz porque es necesaria más energía para volver a enfriar su interior a la misma temperatura y meter alimentos calientes en el frigorífico contribuye a un mayor gasto energético.

Dentro de este ejercicio del desarrollo de los buenos hábitos cabe señalar el modo de espera o stand by de los aparatos eléctricos. Hay que tener en cuenta que si no se usa un electrodoméstico lo mejor es apagarlo y desenchufarlo, pues se puede llegar a ahorrar alrededor de 70€ al año. Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDAE), este consumo fantasma supone entre el 7 y el 11% del consumo eléctrico total y para evitarlo lo mejor será recurrir a regletas con interruptores para poder apagar de forma conjunta todos aquellos aparatos que no se necesita que estén siempre conectados. Entre los aparatos que más consumen en la vivienda estando en stand byestán el router, la videoconsola, la minicadena, los equipos de aire acondicionado y bombas de calor, las cafeteras eléctricas y la televisión.

En relación a estos hábitos y relacionado con las diferentes necesidades de consumo, desde Aldro animan a ajustar el consumo de luz a la actividad que se realice porque no se requiere la misma luz para leer en la cama que para estudiar, arreglarse frente al espejo o ver la televisión.

Aldro, consciente de que el ahorro en los hogares es una cuestión primordial para las familias, aconseja la contratación de un buen servicio de mantenimiento con el que estar protegido frente a posibles imprevistos en los aparatos e instalaciones de la vivienda como pueden ser la rotura de la lavadora o frigorífico o que se estropee la caldera o el aire acondicionado. Para ello, la mejor opción es contar con un servicio de mantenimiento como los que ofrece Aldro Energía, con quien es posible contratar el mantenimiento que mejor se adapte a las diferentes necesidades desde 3,99€ /mes y mantener así la vivienda como el primer día. La oferta de Aldro también cubre averías eléctricas urgentes, contactando con un técnico especializado en un máximo de 3 horas e incluyendo los gastos de desplazamiento y mano de obra hasta 3 horas.

Del mismo modo, ofrece el Plan Renove de Calderas, con el que remplazar la caldera por una nueva más eficiente, para reducir el consumo energético y aumentar su vida útil. Y es que realizar un mantenimiento adecuado, así como una buena limpieza alargará la vida de los electrodomésticos con el consecuente ahorro.

Un último aspecto a tener en cuenta a la hora de reducir la factura energética de los hogares es controlar la potencia y la tarifa contratada para ajustarlas al máximo a los hábitos y las necesidades. En este sentido, Aldro acaba de sacar al mercado una amplia gama de tarifas que se ajustan a las necesidades y hábitos de consumo de cada cliente, atendiéndoles de forma personalizada para ayudarles a ahorrar en sus facturas, siempre fáciles de entender. Además, realiza estudios específicos sobre el consumo en cada hogar para mejorar la eficiencia energética dirigidos también a lograr el mayor ahorro energético posible.

Fuente Comunicae

Comentarios