viernes 22/10/21

Los ácaros son los causantes del 70% de las alergias respiratorias

Este tipo de alergias afectan a 7 de cada 10 ciudadanos, especialmente en los meses de otoño e invierno, por ello es importante tomar medidas para evitar su propagación.

La mayoría de las alergias respiratorias están causadas por los ácaros, unos pequeños parásitos que, aunque son de un tamaño muy reducido, pueden causar grandes trastornos en la salud. Esta subclase de arácnidos, especialmente los domésticos, son dependientes de otros animales, plantas e incluso humanos, ya que se alimentan de escamas de piel humana o animal. Es por ello que están constantemente a nuestro alrededor.

En los meses de octubre, noviembre y diciembre la aparición de los ácaros aumenta de manera considerable, ya que octubre es uno de los meses más propicios para su reproducción y, por lo tanto, aumentan los síntomas de las alergias debido a su propagación, afectando a 7 de cada 10 ciudadanos.

Anteriormente se conocía como “alergia al polvo”, pero las numerosas investigaciones han descubierto que son los ácaros los desencadenantes de estos síntomas. Esto ha dado lugar a otras investigaciones que estudian las proteínas de estos pequeños animales para diagnosticar de manera más fácil esta alergia y, además, disminuir sus efectos.

La alergia a los ácaros no es del todo diferente a las demás, es decir, como sucede con muchas otras, se nace o no con cierta tendencia a ser alérgico a ellos. Por otro lado, también influye el entorno. Contra más expuesto se esté a los ácaros, más posibilidades se tiene de presentar esta alergia.

Debido a que es difícil evitar el entrar en contacto con los ácaros, hay que tomar una serie de precauciones para que los síntomas puedan disminuir considerablemente:

  • Utilizar elementos específicos antiácaros como ropa de cama o almohadas: puedes cubrir también estos elementos con cubiertas que bloqueen el polvo y los alérgenos.
     
  • Guardar la ropa que no se vaya a utilizar por un tiempo en cubretodos a prueba de alérgenos para evitar la propagación de éstos.
     
  • Evitar elementos como peluches, alfombras o, incluso, reducir la decoración de la casa si los objetos retienen grandes cantidades de polvo.
     
  • Lavar la ropa de cama cada semana en agua caliente, como mínimo a 60 grados centígrados. Si la ropa no puede lavarse en caliente, se puede usar la secadora durante al menos 15 minutos a una temperatura superior a la anterior o congelarla durante 24 horas.
     
  • Utilizar deshumidificadores o aire acondicionado para mantener los niveles de humedad bajos
     
  • Pasar el aspirador de manera habitual. Se aconseja utilizar aspiradores sin bolsa y ecológicos como el MCV70 UNICO de Polti que nos da la solución al problema gracias a su sistema integral de limpieza, que aspira, limpia e higieniza con vapor y seca cualquier tipo de superficie. Además, el aspirador UNICO Polti, gracias al calor del vapor y sin la necesidad de utilizar productos químicos, elimina completamente los ácaros de manera ecológica y sin dañar a los miembros de la familia o mascotas. 

Fuente Comunicae

Comentarios