miércoles 18/5/22

Son muchos los patés de diferentes sabores que pueden encontrarse en el mercado, pero también es cierto que los más comunes (como el de pato o el de cerdo) incluyen vísceras, trozos de carne, aditivos y esencias artificiales. Afortunadamente hay alternativas mucho más saludables como los patés vegetales. En los próximos párrafos te contamos todo sobre ellos.

Los enormes beneficios del paté vegetal

La variedad de este tipo de patés también es muy grande, y además resultan realmente beneficiosos para el organismo.

En cuanto a la forma de adquirirlos, aunque también podrían hacerse de forma casera, esto resultaría más caro que comprarlos debido a los ingredientes que se necesitarían, y además no podrían conservarse tan bien en el frigorífico. En una tienda ecológica online puedes encontrarlos sin ninguna complicación.

  • Resultan mucho más saludables que otro tipo de patés como el de cerdo o el de pato.
  • Están hechos de manera artesanal y con ingredientes 100% ecológicos.
  • La cantidad de ingredientes que pueden utilizarse para su elaboración logran que puedan dar mucho juego a la hora de combinarlos.
  • Su valor nutricional es alto.
  • Su presentación hace que sean prácticos de almacenar, así como cómodos para llevarlos fuera de casa.
  • Son una fuente de proteína vegetal de calidad.
  • Las calorías son menores a las del paté de pato de cerdo o pato.
  • No contienen fécula de patata, soja ni aceite de girasol.
  • Al no ser pesados, facilitan enormemente la digestión.
  • Tienes la total garantía de estar consumiendo un producto que no tiene ningún ingrediente de origen animal.
  • Las variedades que incluyen legumbres, semillas y cereales proporcionan un gran aporte de proteínas saludables libres de colesterol y de grasas buenas, algo ideal para mantener una adecuada salud cardiovascular y el peso a raya.
  • Las hortalizas son uno de sus ingredientes principales. Esto hace que los patés vegetales aportan una buena cantidad de hidratos de carbono, fibra, minerales (entre otros, magnesio, hierro, calcio o magnesio) y agua.

También para cocinar

El uso que le puedes dar a estos patés va mucho más allá del de utilizarlos para untar pan o tostadas. Cuando se cocinan adquieren una extraordinaria textura, potenciando todavía más los sabores a la vez que combinan a la perfección con el resto de ingredientes. Además, también puedes darles otros usos como salsa para pasta o complemento de platos que necesiten algo más de sabor.

Algunos de los sabores más habituales

Para que te hagas una mejor idea, estos son algunos de los sabores más habituales en este tipo de patés:

  • De legumbres (por ejemplo, garbanzos o lentejas).
  • Tofu y otros derivados de la soja.
  • Semillas como pipas de girasol o sésamo.
  • Champiñones, setas y otro tipo de hongos.
  • Aceitunas negras o verdes.
  • Aceites vegetales como el de soja, girasol, oliva o sésamo.
  • Almendras, pistachos, nueces y otros frutos secos.
  • Hortalizas como alcachofa, berenjena, ajo, espárrago, tomate o calabacín, entre otras muchas.
  • Diversas plantas aromáticas y especias como perejil, nuez moscada, jengibre, orégano, perejil y más.

Como habrás visto, además de contar con una enorme variedad de sabores capaces de potenciar hasta el más soso de los platos, los patés vegetales pueden aportarte una gran cantidad de beneficios y resultan mucho más saludables. Si todavía no los has probado, te animamos a hacerlo para que lo compruebes por ti mismo.

Patés vegetales: una alternativa sabrosa y saludable
Comentarios