Domingo 23.09.2018
Traición a la comunidad gay

Grindr se hace una red insegura

La aplicación ayudó a revolucionar el enfoque de la comunidad hacia el VIH. Grindr permitió a empresas conocer datos de portadores de sida, deshaciendo su trabajo de siempre

Logo de Grindr.
Logo de Grindr.

Los hombres homosexuales siempre han buscado espacios seguros. En la era digital el espacio seguro se encontraba en Grindr, una aplicación de "citas" que clasifica a los usuarios en función de su proximidad. Es por eso que fue especialmente grave que los usuarios descubrieran la semana pasada que Grindr había estado compartiendo su información, incluida la ubicación y el estado de VIH, con empresas de terceros.

Al igual que sus precursores Manhunt y Gaydar, Grindr tiene un campo en cada perfil donde los usuarios pueden informar a las personas si son VIH-positivas o negativas. Si un usuario es positivo, puede optar por decir si su carga viral es indetectable, lo que hace que el virus sea imposible de transmitir. Si es negativo, puede optar por decir si está tomando PrEP, una dosis preventiva del medicamento Truvada, que brinda protección contra la infección.

Compartir el estado de VIH no siempre ha sido tan fácil o ampliamente aceptado. Antes de Internet, revelar el estado era notablemente incómodo, ahora la aplicación hacía todo el trabajo.

Cualquiera que haya seguido la brecha de datos de Equifax o que haya leído que Cambridge Analytica utilizó información de perfiles de Facebook para crear perfiles de votantes probablemente esté empezando a sentirse inseguro al compartir información confidencial con empresas, por temor a que no se pueda confiar en su protección.

En una defensa algo tímida sobre el intercambio de datos, el director de tecnología de Grindr, Scott Chen, dijo: "Es importante recordar que Grindr es un foro público".

La declaración ha sido ampliamente rechazada por la comunidad gay. Los hombres homosexuales pensaron que Grindr era un espacio seguro, donde eran libres de declararse sinceramente, un lugar donde podríamos estar cómodos y entendidos. Resulta que es solo otro gigante de la tecnología que ha vendido situaciones personales, y singularmente, la condición de portador de sida, aprovechando el carácter de comunidad.

Comentarios