Sábado 21.07.2018
Abuso de datos de usuarios

Las cosas que hemos aprendido de Facebook y no todas nos gustarán

Las comparecencias de Zuckerberg han sido muy teatrales, como suele ocurrir en Estados Unidos, pero también ha puesto de relieve algunas cosas de Facebook que no nos gustarán

Comparecencia de Zukberberg.
Comparecencia de Zukberberg.

Suficientemente teatral, llena de silencios interesados y, a veces, de declaraciones incompletas. Demasiadas disculpas y algunas que otras sugerencias de venganza de los políticos sobre el hasta ahora todopoderoso CEO de Facebook.

La regulación que viene

Lo primero que hemos aprendido es que la autoregulación no funciona. Los congresistas y senadores han aprovechado para que el CEO de Facebook reconozca que la autoregulación no ha funcionado y para poner encima de la mesa la necesidad de poner barreras a la evolución tecnológica.

Senadores y representantes  no han dejado de sugerir que las nuevas regulaciones serian la única solución. La legislación de protección de datos no está funcionando y Zuckerberg, reacio al control hasta la fecha ha abierto el camino. Es cierto, también, que en el actual grado de desarrollo de Facebook podría no importarle: la regulación puede ser una barrera de entrada para nuevas empresas y plataformas.

Facebook no quiere ser norteamericana

Durante los dos días de comparecencia ante senadores y congresistas, el Ceo de Facebook ha insistido en que la plataforma es una empresa global. No ha querido reconocer su exclusivo carácter norteamericano ya que entre el 85% y el 90% de los usuarios no son de los Estados Unidos.

La sugerencia de separar a los ciudadanos norteamericanos y protegerlos específicamente, una estrategia sugerida por sectores populistas norteamericanos, ha sido rechazada por Facebook que, argumenta, considera que le debilitaría frente a China.

Por otra parte, este tipo de situación obliga a las autoridades europeas a mejorar la disciplina fiscal y de protección de estas plataformas.

Las respuestas que Facebook no quiere dar

Zuckerberg nos convirtió  en propietarios de nuestros contenidos. Podemos subir y borrar, cuando consideremos. Lo que oculto el jefe de Facebook es que los perfiles publicitarios que se construyen con nuestros datos ni nos pertenecen, ni los conocemos, ni los podemos modificar.

Tampoco hemos sabido, a pesar de los esfuerzos de las cámaras, cuantos y que tipo de datos se acumulan de nuestro historial de navegación.

Zuckerberg no sabía

Algo sorprendente ha resultado la información de que el CEO de Facebook no sabía que la universidad de Cambridge investigaba y usaba los datos de los usuarios de la plataforma. La Universidad ha declarado, por el contrario, que llevan años publicando informes científicos, a partir de datos de Facebook, unas publicaciones ampliamente conocidas.

Facebook rastrea la navegación

La transparencia sobre la información que se recaba de los usuarios ha sido una de las cuestiones más relevantes en las que han insistido los congresistas. Además de los silencios ya señalados, muchos analistas han detectado agujeros en los testimonios de Zukerberg.

El hecho es que Facebook rastrea el comportamiento de navegación a través de widgets sociales que se almacenan como “categorías de interés”

Las cosas que hemos aprendido de Facebook y no todas nos gustarán

Comentarios