miércoles 30/9/20
factura de la luz

Ahorra en la factura de tu empresa con la instalación de paneles solares

Los paneles fotovoltaicos se han convertido en los últimos años en la energía renovable más competitiva del mercado a nivel mundial

Paneles solares.
Paneles solares.

La energía solar es la mejor opción actualmente para que las empresas puedan ahorrar en la factura de la luz. La instalación de paneles solares para empresas conlleva un autoconsumo industrial fundamental para conseguir ese objetivo. Una reducción en el gasto que añade competitividad con respecto a otras compañías que siguen dependiendo de la electricidad.

Los paneles solares se encargan de aprovechar la luz del sol para producir electricidad. Una fuente inagotable y que al mismo tiempo se trata de una energía renovable que ayuda a cuidar el medio ambiente. Una apuesta segura que mejora la imagen de la empresa. Además, gracias a la responsabilidad social que se demuestra con la reducción de emisiones de dióxido de carbono se genera un valor añadido a la compañía por su conciencia medioambiental.

Hay que diferenciar los paneles fotovoltaicos de los térmicos. Si bien ambos transforman la energía solar, los primeros la convierten en electricidad y los segundos generan agua caliente y calefacción a partir del sol. Dos modelos que cada vez están más presentes en los tejados de viviendas y empresas de todo el mundo.

Los paneles fotovoltaicos siguen progresando con el paso de los años y ya se han situado como una de las energías renovables más utilizadas en el planeta. Su funcionamiento consiste en la transformación de la radiación solar en energía eléctrica a través de celdas fotovoltaicas que contienen estos paneles.

Beneficios garantizados

El principal beneficio de los paneles fotovoltaicos es su ahorro con respecto a la factura de la luz para las empresas que recurren a esta energía renovable. El encarecimiento continuo de la electricidad por parte de las compañías eléctricas, junto a la disminución del precio de los equipos fotovoltaicos, colocan a esta energía en una posición ideal para obtener un ahorro económico a largo plazo.

La inversión que hay que realizar en un primer momento es mínima teniendo en cuenta que los paneles fotovoltaicos tienen una duración de aproximadamente 25 años. Un periodo de tiempo suficiente para amortizar ese dinero invertido y al mismo tiempo permite ahorrar en la factura. Además, su mantenimiento a lo largo de los años es prácticamente inexistente.

En el último informe emitido por la Agencia Internacional de Energía Renovables (IRENA) se prevé una reducción del coste de generación de los paneles fotovoltaicos que puede llegar hasta la mitad en los próximos dos años. Teniendo en cuenta que en 2017 se abarató en un 73%, esta energía renovable se sitúa actualmente como la más competitiva en el mercado.

Desde la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) señalan que “en muchos sectores, las empresas han decidido apostar por la tecnología fotovoltaica porque contribuye a reducir de manera importante los costes de aprovisionamiento de energía eléctrica, incrementando la competitividad”.

La energía fotovoltaica es el futuro de las empresas. Una energía renovable inagotable que tiene todos los beneficios necesarios para ofrecer grandes prestaciones a corto y largo plazo. Una rentabilidad que convierte a las empresas en más competitivas gracias al ahorro en la factura de la luz y al mismo tiempo mejora su marca personal por la responsabilidad social que muestra de cara al medio ambiente.

Comentarios