SEGUNDA SESIÓN DE INVESTIDURA

El anticapitalismo hace presidente a Torra

La CUP da la presidencia a Torra, vicario de Puigdemont

Quim Torra en la segunda sesión de investidura. | Parlament de Catalunya
Quim Torra en la segunda sesión de investidura. | Parlament de Catalunya
El anticapitalismo hace presidente a Torra

El candidato de JxCat a la investidura, Quim Torra, ha reivindicado este lunes una "nación plena" catalana, que se desarrolle en una "república de todos" y de "todos los derechos", al tiempo que ha pedido autocrítica tanto del soberanismo como de los partidos que apoyaron la aplicación del 155.

En el arranque de la segunda sesión del pleno de investidura en el Parlament, Torra ha utilizado el catalán, el aranés y el castellano, las tres lenguas cooficiales en Cataluña, para defender una "república de todos los derechos", en la que "todos gocen de plenitud de derechos", porque "la república somos todos".

Torra ha defendido la creación de una "república" también para España, pues "libertad" que quiere para Cataluña también la desea "para todos los pueblos" y ha afirmado: "La libertad tiene nombre de república: república catalana y república española".

También ha pedido al soberanismo que haga "autocrítica" por lo ocurrido en los últimos meses, porque "no hemos hecho bien algunas cosas", pero también se lo ha pedido a las fuerzas que dieron apoyo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, ya que a su juicio es "imprescindible que rechacen" la prisión preventiva de los presos soberanistas y la "criminalización de las ideas", y ha insistido en su apuesta por el "diálogo". "Es hora de que evaluemos las lecciones aprendidas en los últimos meses", ha planteado Torra, que ha recalcado que es necesario hacer "un punto de autocrítica" y se ha mostrado dispuesto a ser "el primero" en hacer este ejercicio.

Así, ha "lamentado" los polémicos tuits que publicó en 2012 y 2013, en los que refería de forma despectiva a "los españoles" y, aunque considera que están "sacados de contexto", ha reiterado sus disculpas y ha recalado que "de ninguna manera" su intención era ofender; "me sabe mal si he podido utilizar alguna palabra inconveniente. Me arrepiento, no volverá a pasar", ha agregado.

Torra ha aprovechado este segundo discurso para desgranar la acción sectorial de su futuro gobierno, que se llevará a cabo haciendo uso de la "soberanía" del Parlament para aprobar "leyes justas que ayuden a todas las personas", ha dicho.

En este contexto, ha garantizado que recuperará las dieciséis leyes suspendidas por el Tribunal Constitucional a partir de sendos recursos presentados por el Gobierno central. Ha recordado que algunas fueron "aprobadas por unanimidad, con apoyo del PP -en el Parlament-, algo que no ha servido para evitar que la apisonadora del Gobierno del Estado las dejara en suspenso".

Torra ha recordado que leyes "justas" como las de lucha contra la pobreza energética o contra el cambio climático o la de la igualdad entre hombres y mujeres eran "de interés común" y "no distinguían entre ciudadanos independentistas o no independentistas".

En su alocución, el candidato ha mantenido su apuesta por el "diálogo, el debate y las urnas", pero sin moverse de su reivindicación de una república, que ha dicho que es "de todos".

En este sentido, ha dicho que "defender la república es defender a cada uno de los ciudadanos de Cataluña", porque "la república somos todos" y en ella "nadie debe renunciar a nadie", porque "todo el mundo ganara derechos y nadie los perderá".

Torra ha defendido que "lo que es verdaderamente radical" es tratar de "transformar problemas en soluciones", para lo que ha remarcado que es necesario tener "recursos económicos y poder político, es decir, capacidad de decisión".